Arch. Dis. Child.2006;91;383-385
Relaciones entre pediatras y las compañías de leches artificiales infantiles
C M Wright, A J R Waterston

Es preciso que los/as pediatras reconozcan la influencia que ejercen las compañías de leches artificiales infantiles y eviten su promoción intencional o inadvertida

La promoción de la lactancia materna es una de las principales prioridades para la mayoría de los/as pediatras y, sin embargo, las compañías de leches artificiales infantiles colaboran -inadvertidamente- en su comercialización, socavando así la lactancia. Este artículo examina de que modo los fabricantes de leches artificiales lo logran y cómo es posible evitar este tipo de promoción.

POR QUÉ ES IMPORTANTE
Se sabe que el uso de la leche artificial en lugar de la leche materna es una de las principales causas de mortalidad evitable durante el primer año de vida en todo el mundo.[ 1 2 3 ]
No obstante ello, existen pruebas para afirmar que en los países más pobres esto no es tenido en cuenta. Ciertas investigaciones realizadas en los Estados Unidos indican asociaciones con una mayor morbilidad, [ 4 - 5 ] un menor cociente intelectual (CI) posterior, [ 6 ] y un mayor riesgo para la salud durante la adultez, [ 7 ] en tanto que un trabajo recientemente realizado en ese mismo país indica una asociación con una excesiva mortalidad infantil. [ 8 ] Esto coloca al uso de la leche artificial entre uno de los principales riesgos para la salud a evitar a los que se ven expuestos los/as niños/as británicos. En el Reino Unido, las tasas de lactancia materna se encuentran estancadas después de varias décadas de un alentador incremento de las mismas; también se observa gran disparidad entre clases sociales, lo que significa que los/as niños/as más pobres, si bien se ven enfrentados a múltiples adversidades, en su mayoría inician la vida con los protectores beneficios de la leche materna. [ 9 ] La lactancia materna también se encuentra en peligro mundialmente, observándose signos de una tendencia inversa en las tasas de lactancia materna exclusiva en muchos países. [ 10 ]

LA RAZÓN POR LA CUAL LOS FABRICANTES DE LECHES ARTIFICIALES PATROCINAN A LOS/AS PEDIATRAS
Los fabricantes de leches artificiales tienen el deber para con los accionistas de maximizar la venta de sus productos, lo que, por definición, significa minimizar la exposición de los/as lactantes a la leche materna. Por ello, aún cuando afirman públicamente su compromiso con la lactancia materna tal como lo requiere la ley, de hecho se benefician del fracaso de la lactancia. Si bien existe un mayor conocimiento acerca de los peligros de la leche artificial, los fabricantes necesitan buscar maneras más sofisticadas de promover sus productos como científicos y seguros.

Todo vínculo con los/as pediatras o con otros/as profesionales de la salud ayuda entonces a incrementar la credibilidad y las ventas de sus productos. En consecuencia, los fabricantes se muestran felices de proporcionar fondos de sus presupuestos para publicidad para lograrlo. Existen tres modos a través de los cuales los fabricantes logran relacionarse con los/as pediatras: a través de actividades educativas, el apoyo a un departamento u organización, y la financiación de la investigación.

El patrocinio de un evento educativo promueve a la compañía y sus productos en distintos niveles. El nombre de la compañía está relacionado con el de la institución mediante la tan difundida publicidad distribuida, los/as asistentes a los cursos reciben material como ser bolígrafos con el logo de la compañía, y todas aquellas personas involucradas tenderán a tener un mayor respecto por esa compañía y sus productos. Cuando las compañías patrocinan una actividad clínica o apoyan a organizaciones relacionadas a la salud, esto también transmite la impresión de que la compañía proporciona ‘salud’ aún cuando sus productos pueden perjudicar la salud infantil.

La investigación sobre las leches artificiales es visiblemente necesaria, de hecho cumple una importante función en la promoción del uso de la leche artificial; los resultados se utilizan luego para crear la impresión de su ‘equivalencia’ con la leche materna, una vez que agregados compuestos presentes en la leche materna conocidos como ‘pre-bióticos’. Cada supuesta mejora de la leche artificial, que según la legislación de la Unión Europea sólo requiere ser sometida a ensayos de equivalencia con otras leches artificiales, puede publicitarse como un producto ‘mucho más similar a la leche materna’, a pesar de que no existe evidencia de que esas mejorar realmente aumenten la seguridad de la leche artificial. A su vez, los/as pediatras tienden a dar gran importancia a la función de los fabricantes de leches artificiales en cuanto al desarrollo de leches especiales, de gran utilidad para un puñado de lactantes, sin reconocer necesariamente que muchos/as otros/as lactantes sufren al verse privados de los protectores beneficios de la leche materna y del uso de los productos de la compañía.

POR QUÉ ES PRECISO QUE LOS/AS PEDIATRAS EVITEN EL PATROCINIO DE LOS FABRICANTES
La relación entre médicos/as y sus pacientes y la sociedad en su conjunto es denominada relación “fiduciaria”; los/as médicos/as tienen conocimientos especializados y pericia y son depositarios de la confianza de los otros, lo cual implica el deber de evitar los conflictos de intereses.

El patrocinio, por naturaleza, genera un conflicto de interés. Ya sea que se presente en la forma de obsequios, comidas, o ayuda a través de gastos para conferencias, crea un sentido de obligación y la necesidad de reciprocidad. La ‘‘relación mediante obsequios’’ influye en nuestra actitud hacia la compañía y sus productos y conduce a una inconsciente negación a pensar o hablar mal de ellos.

Incluso cuando las personas no estén influenciadas por el patrocinio y, por consiguiente, actúen en forma totalmente responsable en relación con la lactancia materna y la alimentación artificial, al aceptar el patrocinio o realizar una presentación en una reunión de las compañías, depositan credibilidad en la compañía mediante una visible asociación de su nombre y posición con esa compañía. Esta es la razón por la cual, durante años, el UNICEF y la OMS han luchado por la completa separación de los/as profesionales de la salud de los fabricantes en el nivel organizacional. Esto es fundamental para la promoción de la lactancia, dado que es prácticamente imposible para cualquier profesional de la salud por sí solo/a evitar, o incluso ser consciente de la influencia de la promoción de la industria.

El código de la OMS continua siendo una herramienta fundamental al respecto 11 (cuadro 1). En el Reino Unido, todos los hospitales de maternidad se encuentran en condición de ser designados Hospitales Amigos; asimismo, y a diferencia de los hospitales que no han sido designados “amigos” existen pruebas 12 de que los hospitales que han recibido la designación han ayudado a mejorar las tasas de la lactancia materna. Cabe descartar además que sólo el 9% de los nacimientos en Inglaterra actualmente suceden en hospitales acreditados por la Iniciativa Hospitales Amigos, si bien la cifra asciende a 54% en Escocia.13 Los/as pediatras que deseen discutir esta cuestión con sus jefes/as podrán encontrar una carta modelo en el sitio web de la Iniciativa Hospital Amigo (www.babyfriendly.org.uk).

LOS/AS PEDIATRAS, ¿ESTÁN SUJETOS A LA INFLUENCIA?
La predisposición de los fabricantes a invertir dinero en el apoyo a pediatras da cuenta de que ellos creen que esta vinculación incrementa el éxito de la compañía. Existe una analogía con el patrocinio de los laboratorios farmacéuticos, que también dan gran importancia a los/as formadores/as de opinión médica (cuadro 2).

A través de una revisión se pudo observar 4 que las reuniones con representantes de la industria farmacéutica se asociaron a mayores pedidos de los fármacos de esa compañía en la lista de medicamentos disponibles en el hospital y en cambios en los medicamentos recetados, en tanto que concurrir a eventos educativos patrocinados y recibir financiación se asociaban a mayores tasas de medicamentos recetados del fármaco patrocinado.

¿CUÁL ES EL EFECTO DE RECHAZAR EL PATROCINIO?
Desde que el Royal College of Paediatrics and Child Health (RCPCH) dejó de acepta el patrocinio directo por parte de los fabricantes de leches artificiales, no se han observado efectos económicos adversos, a pesar de los aciagos vaticinios.
Cuando existe un cierto grado de patrocinio disponible en forma rutinaria, los presupuestos destinados para conferencias tienden a reflejarlo en términos del nivel de hospedaje y servicios de comidas y bebidas, gastos por viáticos y honorarios pagos, lo que conduce a la percepción de que el patrocinio es esencial. No obstante, varias organizaciones británicas llevan a cabo exitosas y accesibles reuniones sin patrocinio de ninguna índole. La Asociación Pakistaní de Pediatría, con sede en uno de los países más pobres del mundo, rechaza todo tipo de financiación de la industria de leches artificiales para la organización habitual de grandes reuniones a su beneficio.

QUÉ PUEDEN HACER LOS/AS PEDIATRAS
Resulta difícil para las personas por sí solas bucear en las complejidades de lo que realmente constituye el patrocinio y de qué modo definir las compañías fabricantes de leches artificiales. En base a nuestra experiencia al respecto, hemos desarrollado un borrador de código de práctica (tablas 1 y 2) que otros tal vez puedan utilizar en deliberaciones acerca de estas cuestiones con colegas. Evitar el patrocinio de los fabricantes puede ser una tarea solitaria y poco gratificador; sugerimos que el UNICEF o el RCPCH establezcan el concepto de profesionales médicos/as ‘Amigos/as del Bebé’ quienes, al igual que las instituciones, puedan ser reconocidos/as simbólicamente por evitar en forma constante el patrocinio de los fabricantes.

CONCLUSIONES
Si se desea establecer la lactancia materna, con todos sus beneficios, como una actividad de la mayoría, es preciso que nosotros/as, los/as pediatras aprendamos a reconocer la elaborada red que sobre nosotros/as ha tejido la industria de leches artificiales, y que ha logrado influir en nuestra buena voluntad y en el apoyo de un producto que probable reconozcamos, pero que probablemente no deseemos promocionar en forma activa.

Hace cincuenta años prácticamente todas las personas, médicos/as incluidos, fumaban y este hábito era percibido como parte necesaria de nuestra cultura del cual no había escapatoria. Hoy, es imposible imaginarnos fumando delante de nuestros pacientes o aceptar obsequios de las tabacaleras. Ya es hora de que haya un cambio similar con respecto a la leche artificial. Simplemente porque muchas madres actualmente escogen alimentar a los/as lactantes con leche artificial y no es posible amamantar a tan sólo un puñado de ellos/as, no significa que debamos apoyar un producto perjudicial para la salud de los/as lactantes. Ha llegado el momento de que los/as pediatras admitan la influencia de los fabricantes de leches artificiales, se despojen de sus cadenas y se conviertan en defensores verdaderamente libres de la lactancia materna y en contra de los peligros ocasionados por la leche artificial.

Cuadro 1: El código de la OMS de comercialización de sucedáneos de la leche materna 11
 

Destinado a proteger y promover la lactancia materna y velar por el uso seguro de los sucedáneos de la leche materna mediante la provisión de información adecuada y limitando las actividades de promoción

Artículo 5.1: No deben ser objeto de publicidad ni de ninguna otra forma de promoción destinada al público en general los productos comprendidos en las disposiciones del presente Código.
Artículo 6.2: Ninguna instalación de un sistema de atención de salud debe utilizarse para la promoción de preparaciones para lactantes u otros productos comprendidos en las disposiciones del presente Código. Dichas disposiciones no excluyen, sin embargo, la difusión de informaciones a los profesionales de la salud, según lo previsto en el párrafo 7.2.
Artículo 7.3: Los fabricantes o los distribuidores no deben ofrecer, con el fin de promover los productos comprendidos en las disposiciones del presente Código, incentivos financieros o materiales a los agentes de la salud o a los miembros de sus familias ni dichos incentivos deben ser aceptados por los agentes de salud o los miembros de sus familias.

WHA 49.15 Insta a los Estados Miembros a que velen por que la ayuda financiera a los profesionales que trabajan en el sector de la salud de los lactantes y los niños pequeños no dé lugar a conflictos de intereses, sobre todo en lo que respecta a la iniciativa OMS/UNICEF “Hospitales Amigos del Niño”

 

Cuadro 2: Pharmaceutical Marketing Journal (citado de the Guardian 5 Oct 2004)
‘‘Identificar cuidadosamente a aquellas personas con las cuales deberíamos estar trabajando. La clave consiste en analizar sus opiniones e influir en la posibilidad de reclutarlos para actividades especialmente diseñadas para crear relaciones y luego proporcionarles un programa de plataformas apropiadas de comunicación.’’

 

Tabla 1 Qué tipos de compañías deben evitarse

Definitivamente
Toda compañía cuyo principal producto sea un sucedáneo de la leche materna, biberones o tetinas, por ejemplo: SMA, Milupa, Cow&Gate, Farleys

Probablemente
Toda compañía que comercialice otros productos clínicos utilizando un nombre claramente identificado con los sucedáneos de la leche materna, por ejemplo: Nestle, Nutricia

No siempre
Toda compañía que, entre otros productos, comercialice o venda leches artificiales, por ejemplo: un
Supermercado que posiblemente sea aceptado como un patrocinador aceptable, pero no si estuviese vinculado a la promoción de leche artificial

Tabla 2 Qué tipo de patrocinio debe evitarse

Dentro de la unidad
El uso de folletos o pósters que ostenten el logo de una compañía fabricante de leches artificiales
Apoyo de los fabricantes para sesiones de capacitación o reuniones
Apoyo a los salarios del personal, equipamiento o investigación

Razón por la que debe evitarse
Promociona a la compañía ante el público en un entorno de confianza
La publicidad asociará a su unidad con la compañía
La unidad estará en deuda con la compañía, y tenderá a acallar expresiones de duda acerca de sus productos o prácticas

Como individuo
Aceptar obsequios de papelería, bolígrafos o equipamiento clínico
Realizar una charla en una reunión ostentando una insignia del fabricante
Apoyo para asistir a una conferencia o curso

Razón por la que debe evitarse
Al utilizarlos, promociona la compañía entre sus pacientes
Se utilizará la publicidad para promocionar a la compañía y hacer que su nombre esté vinculado a la misma
Se sentirá en deuda con la compañía y tenderá a esperar apoyo en el futuro

 

AGRADECIMIENTOS
Deseamos agradecer a Nick Spencer, David Stone, y Andrew Radford por sus comentarios sobre el borrador del manuscrito.
Arch Dis Child Fetal Neonatal
Ed 2006;91:383–385.
doi: 10.1136/adc.2005.072892

Afiliaciones de los Autores
C M Wright, Unidad PEACH, Departamento de Salud Infantil, Universidad de Glasgow, Glasgow, Escocia, RU
A J R Waterston, Departamento de Salud Infantil, Hospital General de Newcastle, Newcastle upon Tyne, RU
Correspondencia a: Profesor Wright, PEACH Unit, QMH Tower, Yorkhill Hospitals, Glasgow G3 8SJ, Scotland, UK; cmw7a@clinmed.gla.ac.uk

Intereses encontrados: AJRW es asesor ad honorem de Baby Milk Action, que lucha por reducir la comercialización anti-ética de los fabricantes de leches artificiales


REFERENCES
1 WHO. Effect of breastfeeding on infant and child mortality due to infectious diseases in less developed countries: a pooled analysis. WHO Collaborative Study Team on the Role of Breastfeeding in the Prevention of Infant Mortality. Lancet 2000;355:451–5.
2 Betran AP, de Onis M, Lauer JA, et al. Ecological study of effect of breast feeding on infant mortality in Latin America. BMJ 2001;323:303–6.
3 Huffman SL, Zehner ER, Victora C. Can improvements in breast-feeding practices reduce neonatal mortality in developing countries? Midwifery 2001;17:80–92.
4 Oddy WH, Sly PD, de Klerk NH, et al. Breast feeding and respiratory morbidity in infancy: a birth cohort study. Arch Dis Child 2003;88:224–8.
5 Wilson A, Forsyth J, Greene S, et al. Relation of infant diet to childhood health: seven year follow up of cohort of children in Dundee infant feeding study. BMJ 1998;316:21–5.
6 Lucas A, Morley R, Cole T, et al. Breast milk and subsequent intelligence quotient in children born preterm. Lancet 1992;339:261–4.
7 Singhal A, Cole TJ, Lucas A. Early nutrition in preterm infants and later blood pressure: two cohorts after randomised trials. Lancet 2001;357: 413–19.
8 Chen A, Rogan WJ. Breastfeeding and the risk of postneonatal death in the United States. Pediatrics 2004;113:e435–9.
9 Hamlyn B, Brooker S, Oleinikova K, et al. Infant feeding 2000. London: TSO, 2002.
10 UNICEF. State of the World’s Children. Oxford: UNICEF, 2005.
11 World Health Organisation. International code of marketing of breast milk substitutes. Geneva: WHO, 1981.
12 Broadfoot M, Britten J, Tappin DM, et al. The Baby Friendly Hospital Initiative and breast feeding rates in Scotland. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed 2005;90:F114–16.
13 UNICEF. Baby Friendly accredited health care facilities. UNICEF UK Baby Friendly Initiative. http://www.babyfriendly.org.uk/ home.asp (news updates 24 Mar 2005 and 31 Mar 0005).
14 Wazana A. Physicians and the pharmaceutical industry: is a gift ever just a gift? JAMA 2000;283:373–80.