Boletín semanal del Centro de Recursos de la red IBFAN de América Latina y el Caribe
1979 - 2006 ---- 27 años en defensa de la Lactancia Materna ----
Año 4 - N° 177
1 de Noviembre de 2006
Realizado por el Area de Comunicaciones de Lacmat para Ibfan-Alc

 

Elisabeth Sterken, BSc MSc nutricionista, mayo del 2006
INFACT Canadá/IBFAN Norte América
Traducción: Natalia Rybak

Riesgos de la alimentación con leche artificial

Parte IV (y última)
Mayor riesgo de obesidad

Con el fin de determinar el impacto de la alimentación infantil en la obesidad infantil, el presente estudio escocés de gran magnitud se ocupó de analizar el índice de masa corporal de 32.200 niños y niñas de entre 39 y 42 meses de edad. Una vez eliminados los factores de confusión, el nivel socioeconómico, el peso al nacer y el sexo, la prevalencia de obesidad fue significativamente más elevada en los/as niños/as alimentos/as con leche artificial, lo cual permite llegar a la conclusión de que este tipo de alimentación se asocia a un incremento del riesgo de obesidad infantil.
Armstrong, J. et al. Breastfeeding and lowering the risk of childhood obesity. Lancet 359:2003-04, 2002

Ciertos investigadores alemanes recabaron información sobre la talla y el peso de 9.375 niños y niñas en edad escolar para determinar el impacto de la alimentación durante la infancia temprana en el desarrollo de la obesidad. Se halló que la prevalencia de obesidad era de 4.5 por ciento – prácticamente un 40 por ciento más elevado - en aquellos/as que nunca habían sido amamantados/as a diferencia de quienes habían sido amamantados/as exclusivamente.
Von Kries R. Breastfeeding and obesity: cross sectional study. BMJ 319: 147-150, 1999

Para determinar los factores asociados a la evolución del sobrepeso y la obesidad, se examinó a 6.650 niños y niñas alemanes en edad escolar de entre 5 y 14 años de edad. Se halló que la lactancia ejercía un factor de protección contra la obesidad. Este efecto fue mayor cuando a los/as lactantes se los/as amamantó exclusivamente.


Frye C, Heinrich J. Trend and predictors of overweight and obesity in East Germen children. Int J of Obesity 27: 963-969, 2003

Se utilizó un seguimiento activo de 855 pares representativos de madres y lactantes alemanes para determinar la relación entre no amamantar y un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad. Tras un seguimiento de dos años el 8.4 por ciento de los niños y las niñas tenían sobrepeso y 2.8 por ciento tenían sobrepeso severo: 8.9 por ciento nunca fueron amamantados/as, en tanto que el 62.3 por ciento fueron amamantados/as durante al menos seis meses.
Los niños y las niñas que fueron amamantados/as exclusivamente más de tres meses y menos de seis meses presentaban una reducción del riesgo correspondiente al 20 por ciento, en tanto que quienes habían sido amamantados/as en forma exclusiva durante al menos seis meses presentaban una reducción del riesgo correspondiente al 60 por ciento de tener sobrepeso en comparación con aquellos/as que habían sido alimentados/as con leche artificial.
Weyerman M et al. Duration of breastfeeding and risk of overweight in childhood: a prospective birth cohort study from Germany. Int J Obes advance online publication February 28, 2006.


Mayor riesgo de infecciones gastrointestinales

Se evaluó a setecientos setenta y seis lactantes de New Brunswick, Canadá, para determinar la relación entre las enfermedades respiratorias y gastrointestinales y la lactancia materna durante los primeros seis meses de vida. Si bien las tasas de lactancia materna exclusiva eran bajas, los resultados indican un efecto de protección significativo contra la enfermedad total durante los primeros seis meses de vida. Para quienes fueron amamantados/as, la incidencia de infecciones gastrointestinales era un 47% más bajo; la tasa de enfermedad respiratoria era un 34% más bajo que en el caso de quienes no fueron amamantados/as
Beaudry M, Dufour R, Marcoux S. Relationship between infant feeding and infections during the first six months of life. J Pediatr 126: 191-197, 1995


Al compararse a los/as lactantes que habían recibido principalmente leche materna durante los primeros 12 meses de vida con los/as lactantes que fueron alimentados/as exclusivamente con leche artificial o fueron amamantados/as exclusivamente durante tres meses o menos, se halló que la enfermedad diarreica era el doble de la observada entre lactantes alimentados/as con leche artificial, a diferencia de quienes fueron amamantados/as.
Dewey KG, Heinig MJ, Nommsen-Rivers LA. Differences in morbidity between breast-fed and formula-fed infants. J Pediatr 126: 696-702, 1995

La promoción de la lactancia materna en Bielorrusia redujo significativamente la incidencia de infecciones gastrointestinales en un 40 por ciento.
Kramer MS, Chalmers B, Hodnett ED, et al. Promotion of Breastfeeding Intervention Trial (PROBIT): A randomized trial in the Republic of Belarus. JAMA 285: 413-420, 2001

Mayor riesgo de mortalidad

Los autores de la presente reseña debaten sobre el impacto mundial de la lactancia materna en el intervalo entre embarazos y estiman que la lactancia materna exclusiva reduciría la mortalidad en un 20 por ciento cuando el intervalo entre uno y otro nacimiento es de al menos dos años.
Thapa S, Short RV, Potts M. Breast feeding, birth spacing and their effect on child survival. Nature 335: 679-682, 1988

En comparación con la lactancia materna exclusiva, los niños y las niñas que fueron amamantados/as parcialmente presentaron un riesgo de mortalidad por enfermedad diarreica 4.2 veces mayor. No amamantar se asoció a un riesgo 14.2 mayor de mortalidad por enfermedad diarreica en los niños y las niñas brasileñas.
Victora CG, Smith PG, Patrick J, et al. Infant feeding and deaths due to diarrhea: A case-controlled study. Amer J Epidemiol 129: 1032-1041, 1989

Los/as lactantes de Bangladesh amamantados/as parcialmente o que no habían sido amamantados/as tuvieron un riesgo de muerte por infección respiratoria aguda 2.4 veces mayor que los/as lactantes amamantados exclusivamente. Si los/as niños/as hubieran sido amamantados/as predominantemente el riesgo de muerte por infección respiratoria aguda sería similar al de los/as niños amamantados exclusivamente.
Arifeen S, Black RE, Atbeknab G, Baqui A, Caulfield L, Becker S, Exclusive breastfeeding reduces acute respiratory infection and diarrhea deaths among infants in Dhaka slums. Pediatrics 108: e67, 2001


Los investigadores se ocuparon de examinar a 1.204 lactantes que murieron entre los 28 días y el año por causas distintas a anomalías congénitas o tumores malignos, y a 7.740 niños y niñas que aún se encontraban con vida al año de edad. El objetivo fue calcular la mortalidad y si el/la lactante había sido amamantado/a o no, como así también los efectos duración–respuesta.
Quienes nunca antes habían sido amamantados/as tenían un riesgo 21% más elevado de morir en el período posneonatal que quienes habían sido amamantados/as. Una duración más prolongada de la lactancia materna se asoció a un riesgo menor. La promoción de la lactancia materna salvaría ~720 muertes posneonatales al año en Estados Unidos. En Canadá, la cifra sería de ~ 72 muertes.
Chen A, Rogan WJ. Breastfeeding and the risk of postneonatal death in the United States. Pediatrics 113: 435-439, 2004

Este estudio importante de Ghana se diseñó con el objetivo de evaluar si el momento de inicio de la lactancia y el tipo de práctica de amamantamiento se asocian al riesgo de mortalidad neonatal. El estudio incluyó a 10.947 lactantes que sobrevivieron los dos días y a cuyas madres se visitó durante el período neonatal.
La lactancia se inició durante el primer día en el 71% de los/as lactantes y en el 98.7% al tercer día. La lactancia materna fue exclusiva para el 70% durante el período neonatal. El riesgo de muerte neonatal se cuadruplicó en los/as lactantes que recibieron líquidos a base de leche o sólidos, además de la leche materna. Se observó una marcada dosis-respuesta del mayor riesgo de mortalidad neonatal con la demora del inicio de la lactancia de la primera hora de vida al séptimo día. El inicio de la lactancia posterior al primer día de vida se asoció a un incremento 2.4 veces mayor en el riesgo de mortalidad. Los autores llegan a la conclusión de que el 16% de las muertes neonatales se pueden evitar si se amamantara a todos/as los/as lactantes desde el primer día de vida y que se evitaría el 22% de los casos de mortalidad si la lactancia se iniciara durante las primeras horas de vida.

Edmond KM, Zandoh C, Quigley MA, Amenga-Etego S, Owusu-Agyei S, Kirkwood BR.
Delayed breastfeeding initiation increases risk of neonatal mortality. Pediatrics 117: 380-386, 2006

Más de 10 millones de niños y de niñas mueren al año en países de bajos y medianos ingresos económicos antes de alcanzar los cinco años de edad. Se estima que 2/3 de estas muertes se relacionan con una nutrición inadecuada y son evitables. Cada uno de estos números representa un/a lactante o un niño o una niña, con una madre y un padre lleno de esperanza y expectativa y que, sin embargo, termina de manera trágica. Es una crisis mundial de proporciones obscenas en un mundo donde se gastan miles de millones de dólares en guerras y en destrucción, mientras que las causas de la pobreza y la disparidad no son atendidas.
La serie sobre supervivencia infantil de la revista médica Lancet, compuesta por 5 partes: Lancet 361: 2003 documenta la necesidad de dar prioridad a la salud infantil en el marco de las prioridades de salud internacional y luchar por los recursos necesarios para darles a los/as más pequeños el derecho al alimento, la salud y a la vida en sí misma.
En el marco de la pobreza extrema para tantos, la promoción y el apoyo a la lactancia materna no sólo previene enfermedades sino que además es fundamental para la protección de la vida misma.

Intervención Estimación de muertes evitadas Preventiva:

.................................................... (miles) ( por ciento de todas las muertes)

Lactancia materna ...............................................1,301 ......13

Materiales tratados con insecticidas ......................691......... 7

Alimentación complementaria ...............................587.......... 6

Parto bajo condiciones de higiene
(esfuerzos por garantizar un nacimiento libre de contaminación innecesaria)
............................................................................411........... 4

Vacuna contra la H. influenzae tipo b ...................403............ 4

Suplementación con zinc ......................................351............4

Agua potable, sanidad, higiene .............................326............3

Suplementación con vitamina A............................ 176............2

Vacuna toxoide tetánico .......................................161............2

The Lancet Child Survival Series: The Lancet 361: 200

Mayor nivel riesgo de otitis media e infecciones del oido

El número de episodios de otitis media aguda aumentó de manera significativa con la disminución de la duración y la exclusividad de la lactancia. Los/as lactantes estadounidenses que fueron amamantados/as en forma exclusiva durante cuatro meses o más tuvieron una reducción del 50 por ciento de los episodios, en comparación con los/as lactantes que no fueron amamantados/as. Se relató una reducción de los episodios del 40 por ciento en el caso de los/as lactantes amamantados/as que recibieron suplementos antes de los cuatro meses de vida.
Duncan B, Ey J, Holberg CJ, Wright AL, Martines F, Taussig LM. Exclusive breastfeeding for at least 4 months protects against otitis media. Pediatrics 91: 867-872, 1993

Entre los seis y los doce meses de vida, la incidencia de los primeros episodios de otitis media aumentó del 25 por ciento al 51 por ciento en los/as lactantes amamantados/as en forma exclusiva. En el caso de los/as lactantes alimentados/as con leche artificial exclusivamente, la incidencia aumentó del 54 por ciento al 76 por ciento durante la segunda mitad del primer año de vida. Los autores llegaron a la conclusión de que la lactancia materna, aún siendo breve (tres meses) reduciría significativamente los episodios de otitis media durante el primer año de vida.
Duffy LC, Faden H, Wasielewski R, Wolf J, Krystofik D. Exclusive breastfeeding protects against bacterial colonization and day care exposure to otitis media. Pediatrics 100: E7, 1997

Mayor nivel de efectos secundarios de las contaminaciones ambientales

Un estudio holandés señaló que a la edad de seis años, el desarrollo cognitivo se ve afectado por la exposición prenatal a los bifenilos policlorinados (PCB) y a las dioxinas. También se observó un efecto adverso de la exposición prenatal en el desarrollo neurológico en el grupo alimentado con leche artificial, pero no en el grupo amamantado. A pesar de las altas exposiciones a los PCB a través de la leche materna, el estudio halló la presencia de un efecto beneficioso de la lactancia materna en la calidad de los movimientos, la fluidez y las pruebas de desarrollo cognitivo a los dieciocho meses, cuarenta y dos meses y seis años de edad.
La información proporciona evidencia de que la exposición prenatal al PCB no tiene efectos negativos sutiles en el desarrollo neurológico y cognitivo de los/as niños/as hasta la edad escolar. El estudio también proporciona evidencia de que la lactancia materna contraresta los efectos adversos que sobre el desarrollo ejercen el PCB y las dioxinas.
Boersma ER, Lanting CI. Environmental exposure to polychlorinated biphenyls (PCBs) and dioxins. Consequences for longterm neurological and cognitive development of the child. Adv Exp Med Biol 478:271-87, 2000

Otro estudio sueco realizado para determinar los efectos perinatales de la exposición a los bifenilos policlorinados (PCB), evaluó a los/as lactantes amamantados/as y alimentados/as con leche artificial hasta los nueve años de edad. Al medir las latencia auditivas P300 (el tiempo de reacción al estímulo ingresante, sobre el cual se sabe que el PCB ejerce una influencia negativa) se halló que los/as lactantes alimentados/as con leche artificial o amamantados durante menos de 6 a 16 semanas, experimentaron una mayor latencia y un mecanismo demorado en el sistema nervioso central que evalúa y procesa el estímulo relevante. La lactancia materna, por su parte, acelera estos mecanismos.
Vreugedenhill HJI, Van Zanten GA, Brocaar MP, Mulder PGH, Weisglas-Kuperus, N. Prenatal exposure to polychlorinated biphenols and breastfeeding: opposing effects on auditory P300 latencies in 9-year old Dutch children. Develop Med & Child Neurol 46: 398-405, 2004

Los riesgos de la alimentación con leche artificial

II. Para las madres

Mayor riesgo de cáncer de mama

Ciertos investigadores de Inglaterra evaluaron una posible asociación entre la incidencia de cáncer y la lactancia materna durante el primer año de vida. El estudio incluyó cerca de 4.000 adultos que originalmente habían sido encuestados entre 1937 y 1939. Los datos incluidos en el meta-análisis señalaron que las tasas de cáncer de mama diagnosticado en las mujeres premenopáusicas eran de aproximadamente un 12% menor entre las mujeres que habían sido amamantadas durante el primer año de vida.

Martin R, Middleton N, Gunnell D, Owen C, Smith G. Breast-Feeding and Cancer: The Boyd Orr Cohort and a Systematic Review With Meta-Analysis. Journal of the National Cancer Institute. 97: 1446-1457, 2005

La lactancia materna disminuye el riesgo de cáncer de mama en las madres, como así también disminuye la infección, alergia y autoinmunidad en los/as lactantes. A partir de fracciones de suero en el calostro y la leche de transición y madura (n = 40) de madres sanas (n = 18) y de madres con enfermedades autoinmunes o alérgicas, se extrajeron y analizaron los mediadores del sistema inmune innato en la leche materna incluyendo defensinas, catelicidinas y receptores símil toll (toll-like receptor [TLR]).
Los autores sugieren que el sistema inmune innato en la leche materna es complejo y posiblemente proporciona protección para el tejido mamario materno y el desarrollo del sistema digestivo de los/as recién nacidos/as.

Armogida, Sheila A.; Yannaras, Niki M.; Melton, Alton L.; Srivastava, Maya D. Identification and quantification of innate immune system mediators in human breast milk. Allergy and Asthma Proc 25: 297-304, 2004


Mayor riesgo de sobrepeso

Se realizó un seguimiento a una cohorte brasileña de 405 mujeres a los 6 y 9 meses de posparto con el objetivo de determinar la asociación entre la retención de peso y as prácticas de lactancia materna. Se realizó una comparación entre las mujeres que tenían una grasa corporal del 22% y amamantaron por 180 días y aquellas que sólo habían amamantado por 30 días; cada mes de lactancia representó una reducción promedio de 0.44 kg en el peso. En conclusión, los autores confirman la asociación entre la lactancia y el peso de posparto y que la promoción de una mayor duración de la lactancia contribuye a disminuir la retención de peso posteriores al parto.
Kac G, Benício MHDA, Velásquez-Meléndez G, Valente JG, Struchiner CJ. Breastfeeding and postpartum weight retention in a cohort of Brazilian women. Am J Clin Nutr 79: 487-493, 2004

Mayor riesgo de cáncer de ovario y edométrico

No amamantar se ha asociado a un incremento del cáncer de ovario. En el estudio italiano de control de casos de gran magnitud, en el que participaron 1.031 mujeres con cáncer epitelial ovárico se compararon a estas mujeres con otras 2.411 ingresadas a la misma red de hospitales con un amplio espectro de trastornos no neoplásticos agudos, no relacionados con factores de riesgo conocidos del cáncer de ovario. De acuerdo con los resultados, se observaron tendencias inversas en el riesgo de cáncer de ovario. Los resultados indican tendencias inversas entre la mayor duración de la lactancia materna y el número de niños/as amamantados/as. Otros análisis de subtipos histológicos sugieren que la función de protección de la lactancia materna sería mayor en el caso de los neoplasmas de gravedad.

Chiaffarino F, Pelucchi C, Negri E, Parazzini F, Franceschi S, Talamini R, Montella M, Ramazzotti V, La Vecchia C. Breastfeeding and the risk of epithelial ovarian cancer in an Italian population. Gynecol Oncol. 98: 304-308, 2005

Para determinar la conexión entre la lactancia y el cáncer de endometrio, el presente estudio de control de casos hospitalario realizado en Japón se ocupó de comparar casos de mujeres con cáncer de endometrio (155) con controles (96) escogidas de consultorios ambulatorios para la detección de cáncer cervical. A las mujeres se las entrevistó para determinar las prácticas de amamantamiento, el uso de métodos anticonceptivos como así también los posibles factores de riesgo del cáncer de endometrio. Los autores observaron un mayor riesgo de cáncer de endometrio en las madres que nunca habían amamantado, y llegaron a la conclusión que la lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de endometrio en las mujeres japonesas.

Okamura C, Tsubono Y, Ito K, Niikura H, Takano T, Nagase S, Yoshinaga K, Terada Y, Murakami T, Sato S, Aoki D, Jobo T, Okamura K, Yaegashi N. Tohoku J Exp Med. Lactation and risk of endometrial cancer in Japan: a case-control study. 208: 109-15, 2006

Mayor riesgo de osteoporosis

Ciertos estudios longitudinales han sugerido que tanto el embarazo como la lactancia se asocian a una pérdida de densidad mineral ósea de hasta el 5%, y que la pérdida se revierte después del destete. Algunos estudios transversales han indicado que las madres de varios hijos/as y un prolongado período de lactancia tienen una densidad mineral ósea similar o menor riesgo de fractura que sus pares que no han estado embarazadas ni han amamantado. Esta tendencia ha sido de observación y se ha registrado en estudios de control de casos transversales. Las relaciones causales no se han determinado aún.

Karlsson MK, Ahlborg HG, Karlsson C, Maternity and mineral density. Acta Orthopaedica 76: 2-13, 2005

Menor intervalo entre embarazos

Se utilizó un cuestionario para obtener información sobre madres lactantes nigerianas y así poder determinar el impacto de las prácticas de amamantamiento en la amenorrea de la lactancia. El 100% de las madres se encontraban amamantando exclusivamente al alta. A los seis meses, esta cifra disminuyó al 3.9%. El 98.9% de las madres practicaron la alimentación perceptiva. A las 6 semanas, el 33.8% de las madres experimentaron el retorno de la menstruación y esta cifra ascendía al 70.2% a los seis meses. La duración de la amenorrea de la lactancia fue más prolongada en las mujeres que amamantaron en forma exclusiva que en el resto de las madres. No se detectó ningún embarazo entre ninguna de las 178 madre que participaron de la encuesta.
Egbuonu I, Ezechukwu CC, Chukwuka JO, Ikechebelu JI. Breast-feeding, return of menses, sexual activity and contraceptive practices among mothers in the first six months of lactation in Onitsha, South Eastern Nigeria. J Obstet Gynaecol. 25: 500-503, 2005

Mayor riesgo de artritis reumatoidea

Se estudiaron los factores de riesgo hormonales y reproductivos en una cohorte de 121.700 mujeres participantes del Nurses’ Health Study. Amamantar por más de 12 meses se relacionó inversamente con la aparición de artritis reumatoidea. Se halló un efecto relacionado a la dosis. Quienes amamantaron por un período más breve tuvieron un mayor riesgo.
Karlson E W et al. Do breast-feeding and other reproductive factors influence future risk of rheumatoid arthritis?: Results from the Nurses Health Study. Arthiritis & Rheumatism 50: 3458-3467, 2004


Mayor nivel de estrés y de angustia

Para investigar la presencia de una relación entre las prácticas de amamantamiento, el nivel de estrés y el estado anímico del cortisol sérico, la prolactina y la ACTH (hormona adrenocorticotrópica) en las madres, los autores compararon las respuestas emocionales de 84 mujeres que habían amamantado exclusivamente, 99 mujeres que habían alimentado con leche artificial exclusivamente y 33 mujeres de control saludables que no habían estado embarazadas. Las respuestas de las madres se estudiaron a las 4 y a las 6 semanas de posparto.
En general, las madres que amamantaban tenían estados anímicos más positivos, relataron más acontecimientos positivos y sintieron menos estrés que las mujeres que alimentaron con leche artificial. Quienes amamantaron se sentían menos deprimidas y enojadas que las mujeres que alimentaron con leche artificial en tanto que los niveles séricos de prolactina se relacionaban inversamente con el nivel de estrés y estado anímico de las mujeres que alimentaron con leche artificial.
Groer M W. Differences between exclusive breastfeeders, formula-feeders, and controls: a study of stress, mood and endocrine variables. Biol. Res Nurs. 7: 106-117, 2005

Mayor riesgo de diabetes materna

La lactancia materna reduce además el riesgo materno de diabetes de tipo II a futuro. De acuerdo con este estudio realizado en Harvard, a mayor duración de la lactancia materna, menor la incidencia de diabetes. Los investigadores estudiaron a 83.585 madres del Nurses' Health Study (NHS) y a 73.418 madres del Nurses' Health
Study II (NHS II), y se determinó que cada año de amamantamiento redujo el riesgo materna de diabetes en un 15%.

Stuebe AM, Rich-Edwards JW, Willett WC, Duration of lactation and incidence of type 2 diabetes. JAMA 294: 2601-2610, 2005

Elaborado por Elisabeth Sterken, BSc MSc nutricionista, INFACT Canadá/IBFAN Norte América, revisado mayo del 2006