Boletín semanal del Centro de Recursos de la red IBFAN de América Latina y el Caribe

 
 
1979- 2004 ---- 25 años en defensa de la Lactancia Materna ----
 
 

Año 3 N° 133
del
02 al 08 de Noviembre
de 2005

Realizado por el Area de Comunicaciones de Lacmat para Ibfan-Alc

 
 
Anterior
 
 


 

Estudio mundial anuncia aumento global del compromiso paterno
y revela porqué los hombres tienen tetillas

Contacto: Jack O’Sullivan, 01608 737125/ 07779 655585 o j.osullivan@fathersdirect.com

 

La tetilla de un padre está perfectamente diseñada para calmar a un bebé que llora hasta que pueda ser alimentado, según determina un in

forme importante sobre la paternidad en cinco continentes publicado el Día del Padre (19 de Junio) y que identifica a los mejores papás del mundo.

La revista FatherWorld, publicada por Fathers Direct, centro nacional británico de información sobre la paternidad, detalla un aumento en la participación activa del padre en todo el mundo. Concede también el título de “Mejores Papás del Mundo” a los pigmeos Aka, una tribu dedicada a la caza y a la recolección situada al norte de Congo, en el centro de África. Cuando la madre no está disponible, el padre calma al bebé dándole su tetilla para que succione.

El informe revela que los hombres pigmeos Aka pasan más tiempo al cuidado de sus hijos que los padres de cualquier otra sociedad conocida. En promedio, tienen a sus hijos en brazos o a su alcance un 47 por ciento del tiempo. Superan a los padres suecos, los número uno del mundo occidental que cuidan a sus hijos en promedio un 45 por ciento del tiempo. En las familias británicas típicas de hoy, los padres cuidan a sus hijos en promedio un tercio del tiempo, según establece la última investigación de la Comisión de Igual de Oportunidades (Equal Opportunities Commission [EOC]). Según el informe actual se estima que los padres en el mundo, contribuyen al cuidado directo de los niños entre un cuarto y un tercio del tiempo que las mujeres dedican a ésta tarea. Sin embargo, FatherWorld luego de una cumbre sobre la paternidad con los expertos académicos del mundo, que se realizó en la Universidad de Oxford y tuvo una semana de duración, informa que de las 156 culturas estudiadas, sólo el 20 por ciento promueve las relaciones estrechas de los hombres con los lactantes y sólo el 5 por ciento con los niños pequeños.

Los padres Aka suelen llevar con ellos a los niños cuando van a beber vino de palma. Pueden sostener al bebé contra su cuerpo durante varias horas seguidas, afirma el informe que destaca los resultados obtenidos por el antropólogo estadounidense Barry Hewlett, quien ha estudiado a la tribu por más de 20 años. Son los papás en lugar de las mamás quienes suelen calmar a los bebés si se despiertan por la noche.


Sebastian Kraemer, psiquiatra infantil del Whittington Hospital de Londres, comentó: “Es posible que en las sociedades prehistóricas ésta haya sido una forma normal del cuidado paterno. 10,000 años de historia no deberían hacernos suponer que nuestro modelo predominante es el correcto.”

Caroline Flint, ex presidenta del Royal College of Midwives, expuso: “He visto casos en los que los padres hacían eso. No se trata de que el padre le dice al bebé, ‘Aquí tienes, toma mi pecho,’ sino que generalmente es el bebé quien busca en el pecho del padre, encontrando la tetilla y succionando. Los hombres generalmente se muestran muy sorprendidos, pero los bebés parecen estar contentos. Les encanta acurrucarse con sus papás”.

Wayne Hemingway, diseñador y padre de cuatro hijos sostiene: “No sé si podría ser un padre pigmeo Aka. Poner al niño en la tetilla puede ser un gran desafío para los hombres británicos. Ray Mears debería llevar a un grupo de padres británicos y a sus bebés al Congo durante un par de semanas para que conocieran a los pigmeos Aka y vieran lo que nuestros padres pueden manejar. Pero soy uno de los padres que no va a hacer la prueba”.

Michael Lamb, profesor de psicología en la Universidad de Cambridge y el experto académico líder en el mundo sobre la paternidad, expresó: “Internacionalmente, en los últimos 20 años hemos apreciado que los padres que viven con sus hijos pasan ahora más tiempo con ellos y realizan actividades más diversas, no sólo en Gran Bretaña sino en todas las sociedades conocidas. Sin embargo, también se aprecia otra tendencia, cada vez hay más niños que no tienen un padre gran parte del tiempo por factores como el trabajo migratorio, las relaciones frágiles y los divorcios”.

Duncan Fisher, director ejecutivo de Fathers Direct, afirmó: “Estamos empezando a reconocer que hay una revolución del compromiso paterno con el niño que se está extendiendo no sólo en Gran Bretaña sino en todo el mundo y está generando enormes beneficios potenciales para la familia y para erradicar la pobreza y la mala salud”.

La Dra. Patrice Engle, que dirige los programas de paternidad de las Naciones Unidas, describe en FatherWorld, cómo UNICEF ha creado recientemente nuevos proyectos en decenas de países para apoyar la paternidad, dadas las últimas pruebas sobre el impacto que causa sobre la pobreza infantil, la lactancia materna y la educación. “Quizás el conjunto de recursos más vasto que se les puede brindar a los niños: dinero, tiempo, alimento y afecto, son aquellos que controlan los hombres en la familia”, sugirió la Dra. Engle.

 

Hechos interesantes de FatherWorld

• Los países de todo el mundo están mostrando un aumento en el nivel del compromiso real de los padres (es decir, el tiempo que realmente emplean haciendo cosas con los niños). Por ejemplo, en los Estados Unidos en los años 60’, los padres participaban alrededor de un 25 por ciento del tiempo en relación a las madres, para fines de los años 90’, aumentó entre un 55 y un 70 por ciento. En Canadá, el incremento entre 1986 y 1996 fue de un 50 a un 65 por ciento. Según investigaciones de la EOC, en Inglaterra el porcentaje del compromiso paterno aumentó 8 veces en los últimos 30 años.

• Los estudios de 156 culturas descubrieron que sólo el 20 por ciento promueve las relaciones estrechas de los hombres con los niños y sólo el 5 por ciento con los bebés.

• Pocos países otorgan licencias por paternidad o retribuciones financieras a los hombres cuando nacen sus hijos. En Egipto, las mujeres reciben una licencia para cuidar a sus hijos. Los hombres sólo tienen derecho a una licencia para cuidar a sus padres.

• En Nicaragua y en algunas partes del Caribe, la lealtad del hombre está ligada a su propia madre en primer lugar y recién después a su esposa e hijos.

• En los países en vías de desarrollo, entre un 10 y un 30 por ciento de los hogares son definidos oficialmente como hogares con jefas de familia. En países como los del Caribe, donde tienen las tasas más altas de migración masculina y/o donde las tasas de matrimonio son bajas, esta proporción asciende hasta un 50 por ciento.

• En las bandas latinas de Los Ángeles, ser padre es casi la única forma de que la banda siga con vida.

• En Inglaterra las pruebas demuestran que el alto nivel de compromiso paterno temprano, puede determinar que los hijos aprueben más exámenes a los 16 años y tengan menos probabilidades de tener antecedentes delictivos a los 21 años, así como una salud mental prolongada y satisfacción en un matrimonio futuro.

• Las pruebas en muchos países demuestran que la motivación de los padres de terminar con la violencia hacia las madres de sus hijos, es mayor cuando se explica e investiga sobre el impacto que causa la violencia doméstica sobre sus hijos.

 

Notas para Editores
• FatherWorld es publicada por Fathers Direct, a £5.95. Para obtener copias llame al 0845 634 1328 o ingrese a www.fathersdirect.com El informe surge de una conferencia sobre paternidad con expertos mundiales de más de 20 países, que se realizó en la Universidad de Oxford y tuvo una semana de duración.
• Fathers Direct, el centro nacional británico de información sobre la paternidad, es una institución benéfica que trabaja en fomento de la buena relación de los hombres con sus hijos. www.fathersdirect.com Fathers Direct, Herald House, Lambs Passage, Bunhill Row, London EC1Y 8TQ.

Fecha: Domingo 12 de Junio, 2005