Boletín semanal del Centro de Recursos de la red IBFAN de América Latina y el Caribe

 
 
1979- 2004 ---- 25 años en defensa de la Lactancia Materna ----
 
 

Año 3 N° 129
del
05 al 11 de Octubre
de 2005

Realizado por el Area de Comunicaciones de Lacmat para Ibfan-Alc

 
 
Anterior
 
 



Como saber si un Profesional de la Salud NO Apoya el Amamantamiento

Por el Dr. Jack Newman, FRCPC


Todos los profesionales de la salud afirman apoyar el amamantamiento. Pero muchos de ellos sólo lo apoyan cuando está saliendo bien y algunos ni siquiera en esos casos. En cuanto el amamantamiento o algo en la vida de la nueva madre no es perfecto, muchos aconsejan el destete o el suplemento. La siguiente es una lista de indicadores que le ayudarán a evaluar si el profesional de la salud apoya el amamantamiento, al menos si él/ella lo apoya lo suficiente como para ayudarle a continuar con él si surgen inconvenientes.

Cómo saber si un profesional de la salud no apoya el amamantamiento:

1.

El/ella le da muestras de leche de fórmula o bibliografía de una compañía de alimentos infantiles cuando usted está embarazada o luego de que haya tenido a su bebé. Estas muestras y bibliografía son elementos para inducirla a utilizar el producto y su distribución se llama comercialización. No hay pruebas de que una fórmula determinada sea mejor o peor que otra para un bebé normal. La bibliografía o los videos que acompañan las muestras son un medio para socavar, sutilmente y no tan sutilmente, el amamantamiento y glorificar la fórmula. Si usted no cree en esto, pregúntese ¿porqué las compañías que producen fórmula están utilizando tácticas agresivas para asegurar que su médico o el hospital le de bibliografía y muestras suyas y no de otras compañías? ¿No debería también preguntarse porqué el profesional de la salud no está promocionando el amamantamiento?

2.

El/ella dice que el amamantamiento y la alimentación con biberón son esencialmente lo mismo. La mayoría de los bebés alimentados con biberón crecen de manera saludable y segura y no todos los bebés amamantados crecen en tales condiciones. Pero esto no significa que el amamantamiento y la alimentación con biberón sean esencialmente lo mismo. La fórmula infantil es una vaga aproximación de lo que conocíamos hace muchos años sobre la leche materna, la cual es en sí una vaga aproximación de algo sobre lo que recién estamos teniendo una noción y que nos sorprende constantemente. Las diferencias tienen consecuencias importantes para la salud. Ciertos elementos de la leche materna no se encuentran en la leche artificial para lactantes (fórmula), aunque desde hace años se conoce su importancia para el lactante, por ejemplo, los anticuerpos y células para proteger al bebé de las infecciones, y los ácidos grasos poliinsaturados de larga cadena para el desarrollo óptimo de la vista y el cerebro del bebé. Y la lactancia materna no es lo mismo que la alimentación con biberón; es una relación completamente diferente. El que usted no haya podido amamantar es algo lamentable (aunque muchas veces los problemas podrían haberse evitado), pero insinuar que no tiene importancia es ser condescendiente y es completamente equivocado. Un bebé no tiene que ser amamantado para que crezca feliz, saludable y seguro, pero eso es una ventaja.

3.

El/ella dice que una fórmula x es la mejor. Generalmente esto significa que él/ella está escuchando demasiado al representante de una determinada fórmula. Puede significar que sus propios hijos toleraron ésta determinada fórmula mejor que otras. Significa que él/ella tiene prejuicios injustificados.

4.

El/ella dice que no es necesario alimentar al bebé inmediatamente después del nacimiento ya que usted está (estará) cansada y, de todos modos, el bebé probablemente no esté interesado. No es necesario, pero sí es muy útil. Los bebés pueden mamar mientras la madre está recostada o durmiendo, aunque la mayoría de ellas no quiere dormir en un momento como ese. Los bebés no siempre demuestran un inmediato interés en la alimentación, pero ésta no es una razón para quitarles la oportunidad. Muchos bebés se prenden luego de una o dos horas después del parto, y éste es el momento más propicio para un buen comienzo, pero no pueden hacerlo si son separados de la madre. Si usted tiene la impresión que para el personal de salud es más importante saber el peso del bebé, aplicar las gotas oculares o la inyección de vitamina K antes que el establecimiento del amamantamiento, entonces pregúntese sobre el compromiso con la lactancia materna de esas personas.

5.

El/ella dice que no existe la confusión del pezón y que debe comenzar temprano a darle biberones a su bebé para asegurarse que acepte la tetina del biberón. ¿Por qué tiene que empezar a darle biberones en forma temprana, si no existe tal cosa como la confusión con el pezón? Afirmar que no hay pruebas de la existencia de la confusión del pezón, es empezar la casa por el tejado. Es el pezón artificial, que ningún mamífero utilizó a excepción del hombre, y cuyo uso no fue difundido hasta antes de fines del siglo XIX, el que necesita demostrar que es inofensivo. Pero no se ha demostrado que el pezón artificial sea inofensivo para la lactancia materna. El profesional de la salud que supone que el pezón artificial es inofensivo, está mirando al mundo como si la alimentación con biberón y no el amamantamiento, fuera el método fisiológico normal de alimentación del lactante. A propósito, sólo porque no todos, o quizás no la mayoría de los bebés que reciben el pezón artificial tienen problemas con el amamantamiento, no se puede deducir de ello que el uso temprano de éste elemento no puede causarle problemas a algunos bebés. Siempre es una combinación de factores, una de ellas puede ser la utilización del pezón artificial, lo cual favorece el problema.

6.

El/ella dice que debe dejar de amamantar porque usted o su bebé están enfermos, o porque usted tomará medicamentos o se hará algún exámen médico. Hay situaciones ocasionales, poco comunes en las cuales el amamantamiento no puede continuarse, con frecuencia los profesionales de la salud sólo suponen que la madre no puede continuar amamantando y con frecuencia se equivocan. El profesional de la salud que si apoya la lactancia materna se ocupará de buscar la forma de evitar la interrupción del amamantamiento (la información contenida en las páginas blancas de la Guía Azul de Especialidades Farmacéuticas no es una buena referencia ya que, según ésta, todos los medicamentos están contraindicados: las compañías farmacéuticas están más interesadas en su responsabilidad que en los intereses de madres e hijos). Cuando la madre debe tomar medicamentos, el profesional de la salud intentará utilizar aquellos que no requieran que la madre deje de amamantar. (De hecho, muy pocos medicamentos requieren que la madre deje de amamantar). Es extremadamente poco común que haya un solo medicamento que pueda utilizarse para tratar un problema determinado. Si la primera elección del profesional de la salud es un medicamento que requiere que usted deje de amamantar, tiene derecho a preocuparse sobre si él/ella han pensado realmente en la importancia de la lactancia materna.

7.

El/ella se sorprenden al enterarse que usted todavía amamanta su bebé de 6 meses. Muchos profesionales de la salud consideran que los bebés deben continuar alimentándose con leche infantil artificial durante al menos nueve meses e incluso durante doce meses. Pero a la vez parecen ser de la idea de que es innecesario e incluso perjudicial continuar con la leche y la lactancia materna por más de seis meses. ¿Por qué la imitación es mejor que la original? ¿No debería preguntarse qué implica esta línea de pensamiento? En casi todo el mundo amamantar hasta los 2 ó 3 años de edad es algo común y normal.

8.

El/ella dice que no tiene valor amamantar al bebé cuando tiene 6 meses o más. Aún si fuera cierto, amamantar, sigue teniendo valor. El amamantamiento es una interacción única entre dos personas que se aman, incluso si no hay leche. Pero no es cierto. La leche materna sigue siendo leche, con grasa, proteínas, calorías, vitaminas y demás componentes, y los anticuerpos y otros elementos que protegen al bebé contra las infecciones continúan estando allí, algunos en mayores cantidades que cuando el bebé era más pequeño.

9.

El/ella dice que nunca debe dejar que su bebé se quede dormido en el pecho. ¿Por qué no? Está bien si el bebé puede dormirse sin mamar, pero una de las ventajas del amamantamiento es que es una manera práctica de hacer dormir a su bebé cuando está cansado. Las madres de todo el mundo, desde la aparición de los mamíferos, lo han hecho. Uno de los grandes placeres de la maternidad es que su hijo se duerma en los brazos y sentir el calor de su respiración a medida que el sueño de adueña de él. Es uno de los placeres del amamantamiento, tanto para la madre como probablemente también para el bebé, cuando éste se queda dormido al pecho.

10.

El/ella dice que usted no debe quedarse en el hospital a amamantar a su niño enfermo porque es importante que descanse en su casa. Es importante que descanse y el hospital que apoya la lactancia materna se ocupará de que pueda descansar mientras esté en el hospital para amamantar al bebé. Los bebés enfermos no necesitan amamantarse menos que un bebé sano, lo necesitan más.

 


**** Entrega #18. Cómo saber si un profesional de la salud…Revisado Enero 1998 ****

Sobre el Autor

JACK NEWMAN egresó como pediatra de la escuela de medicina de la Universidad de Toronto en 1970. Comenzó con el primer consultorio hospitalario de lactancia materna en Canadá en 1984 en el Hospital para Niños Enfermos (Hospital for Sick Children ) de Toronto. Fue asesor de UNICEF en la Iniciativa Hospital Amigo del Niño en África y publicó artículos sobre lactancia materna en muchas publicaciones médicas y científicas de Norteamérica. El Dr. Newman ha ejercido la práctica médica en Canadá, Nueva Zelanda, y Sudáfrica.