Boletín semanal del Centro de Recursos de la red IBFAN de América Latina y el Caribe

 
 
1979- 2004 ---- 25 años en defensa de la Lactancia Materna ----
 
 

Año 2 N° 86 - del 1° al 7 de Diciembre de 2004

Realizado por el Area de Comunicaciones de Lacmat para Ibfan-Alc

 
 
Anterior
Boletines
Siguiente
 
 

 

Peligros Ambientales para la Lactancia Materna

Ultima entrega

Alison Linnecar, MA (Cantab), Cert. Soc. Anth. (Cantab.)

IBFAN-GIFA
C.P. 157
1211 Ginebra 19
+ 41 22 798 91 64
alison.linnecar@gifa.org

 

Traducción: Natalia Rybak, Fundación LACMAT- Buenos Aires

 

La tabla que presentamos a continuación sintetiza los principales compuestos químicos detectados en la leche materna. Las notas que la acompañan proporcionan un resumen de los hallazgos de la investigación.

 

4. Glosario de químicos, incluyendo los Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP)

 

Acrónimo
Nombre completo
Hallado en
Efectos observados
Éteres difenilos polibrominados


RETARDANTES DE LLAMA. Tapizados, productos electrónicos, espumas y plásticos
Los investigadores han confirmado que existe un riesgo menor para los niños pero sí toxicidad en roedores, si bien los roedores estuvieron expuestos a dosis 78’000 veces más elevadas
2. PCB
Bifeniles Policlorados
209 compuestos químicos producidos mediante clorinación directa de bifenilos y utilizados en lubricantes, pinturas, varnices, maderas, plásticos etc. Algunos compuestos poseen propiedades toxicológicas similares a las dioxinas
3. PCDD
DIOXINAS: dibenzo dioxinas policloradas
219 diferentes compuestos tóxicos creados como un producto secundario de la basura/ incineración y los procesos industriales utilizados para quemar el cloro Causas conocidas de cáncer en seres humanos. Los estudios de OMS señalan una disminución en los niveles hallados en Europa.
4. PCDF
FURANOS: dibenzofuranos policlorados

Otro grupo de contaminantes persistentes y resistentes al deterioro natural y a procesos de degradación Causas conocidas de cáncer en seres humanos. Menores niveles hallados en Europa (OMS)
5. TCDD
Los congéneres 2,3,7,8 son las dioxinas más tóxicas: 7 dioxinas y 10 furanos
Aire (atmósfera), tierra, agua y sedimentos de las aguas residuales por la quema de desperdicios peligrosos. Se acumulan en la cadena alimentaria Varios efectos documentados: interferencia en el sistema inmunológico, simulación de la función hormonal, interrupción de la actividad tiroideal.
6. DDT/DDE
Diclorodifeniltricloroetano
Y su producto degradado DDE. Plaguicidas, anti-palúdicos En algunos países se observó una disminución de los niveles en la leche materna; efectos nocivos únicamente asociados a exposiciones más altas
7. Lindano/g-HCH
Isómero gama del hexaclorociclohexano, de pureza superior al 99%
Un insecticida/plaguicidasorganoclorado usado contra las liendres Carcinogénico, ocasiona desórdenes fetales, interfiere en los efectos hormonales en los niños y en madres y padres

 


Las notas que aparecen a continuación corresponden a los números en la tabla y brindan más información específica acerca de la presencia detectada de los mencionados químicos en la leche materna y los posibles efectos en los lactantes y los niños y niñas pequeñas.

1. PBDE: “A pesar de la mayor cantidad de evidencia de contaminación, los investigadores señalaron que ‘la lactancia materna continúa siendo la decisión más importante que las madres puedan tomar para la salud de sus bebés, proporcionando un sinnúmero de beneficios tanto para ella como para el lactante’. La exposición fetal parecería ser el mayor problema en tanto que la leche materna, un indicador óptimo de exposición fetal, podría de hecho ayudar a superar algunos de los efectos perjudiciales”. (Hallazgos de los Investigadores del Grupo de Trabajo Ambiental, publicados en Environmental Health Perspectives, agosto del 2003)

2. PCBS: “Si bien la cantidad de PCB que se transfiere a través de la leche es mayor que la transferida intraútero, se hallaron deficiencias vinculadas únicamente a la exposición transplacentaria; de esto se desprende que el cerebro fetal en desarrollo es especialmente vulnerable a estos compuestos” (Jacobson J. y S. 1996).

2+3. PCBS, PCDDs: “La Comisión Científica de la UE sobre Alimentos (24.07.2001) adhiere a las conclusiones de las reuniones de OMS sobre la importancia sanitaria de la comtaminación de la leche materna con dioxinas y PCB: las pruebas actuales no justifican la modificación de las recomendaciones sobre la promoción de la lactancia materna y el apoyo a la misma. Los expertos en salud reconocen que la lactancia materna proporciona una serie de ventajas nutricionales, inmunológicas y sanitarias para el lactante en los primeros meses de vida”…. “Informamos que la exposición prenatal a las concentraciones de PCB “de fondo” está ligada a un menor rendimiento en las pruebas cognitivas realizadas a niños y niñas holandeses a los 42 meses de vida. No se hallaron asociaciones entre la exposición a los PCB a través de la leche materna ni tampoco una carga corporal actual de PCB y las capacidades cognitivas a los 42 meses, lo que sugiere que el cerebro fetal en desarrollo es especialmente vulnerable a estos compuestos …. Los resultados indican que las concentraciones de PCB y dioxinas en la leche, definidas en función de un índice de exposición prenatal, no están vinculadas a los resultados cognitivos a los 42 meses”. (Patandin y col., J Pediatr 1999; 134: 33-41)

2+3+4. PCBS, PCDD y PCDF: “Lo que determina la magnitud de la exposición fetal es la carga corporal acumulada en la madre antes de la concepción. Los esfuerzos actuales en materia de regulación deberían abocarse a identificar y controlar las fuentes de contaminación ambiental en lugar de centrarse en las recomendaciones sobre la lactancia materna”. (Feeley M. y Brouwer A. 2000)

5. TCDD: La dioxina es el tóxico contaminante del Agente Naranja y una de las substancias conocidas más tóxicas. Entre los efectos vinculados a esta substancia, mencionados con las correspondientes referencias en el sitio web del Centro sobre Medio Ambiente, Salud y Justicia, se encuentran los siguientes: reducida fertilidad, aborto espontáneo, menores niveles de testosterona, menor recuento de esperma, menor tamaño de los testículos, defectos de nacimiento, conductas alteradas incluyendo hiperactividad, efectos adversos en el sistema inmunológico, trastornos neurológicos y dificultades en el aprendizaje. La Declaración de IBFAN acerca de Políticas sobre Lactancia Materna y Dioxinas (diciembre del 2000) fue revisada por OMS y aborda estos temas.

6. DDT/DDE: El Dr. J. Lakind confirma que el DDT está ligado únicamente a una disminución del período de amamantamiento ente exposiciones a los compuestos DDT superiores a 4.000 partes por mil millones. (Lakind J., comunicación personal, 2004).

7. Lindano es un insecticida que afecta el sistema reproductor de ambos sexos. Conjuntamente con otros pesticidas organoclorados como aldrín y dieldrín, es uno de los “Doce Contaminantes”, los doce Contaminantes Orgánicos Persistentes prohibidos en Estocolmo por el Tratado sobre COP en el año 2001.

  • ¿Y qué sucede con los padres?

Parecería ser que la vulnerabilidad del sistema reproductor masculino a los contaminantes a los contaminantes ambientales es un tema tabú. El término “toxicidad en el desarrollo mediada por el hombre” se refiere al rol que cumplen los padres en la transmisión de residuos químicos tóxicos en etapas claves del ciclo vital del bebé, incluso antes de la concepción y las consecuencias para su futuro desarrollo. Por ejemplo, estudios recientes sobre la relación entre la exposición a los ftalatos y el daño en el ADN en el esperma humano hacen hincapié en la función de los padres antes de la concepción y durante la misma. Los cambios en la calidad y en la cantidad del esperma representa un factor de riesgo en la incidencia de defectos de nacimiento y retardo en el desarrollo.

Los ftalatos y el bifenol A se encuentran en los biberones de plástico y provienen de otros productos PVC. Son disruptores endócrinos que imitan al sistema endócrino humano, el que a su vez regula el sistema reproductor y el sistema inmunológico tanto en hombres como en mujeres. Estos y otros químicos dañinos en el medio ambiente pueden afectar a futuros padres, debido a que los químicos alteran la genética e influyen negativamente en el sistema endócrino y en la salud y fertilidad del sistema reproductor masculino. En consecuencia, es sumamente importante medir los niveles de estos residuos tanto en la madre como en el padre, lograr la participación de estos últimos y subrayar la importancia de la responsabilidad compartida. Debemos tener en cuenta que un incremento en la alimentación con fórmula ocasionará una mayor contaminación en el medio ambiente y que debemos lograr la participación de los padres en nuestras campañas.

 

  • Conclusión

OMS llega a conclusión que: “en aquellos casos en los que existe un alto grado de contaminación de origen químico simultáneamente con un entorno contaminado con bacterias, la elección no consiste simplemente en escoger entre la leche materna contaminada y los sucedáneos libres de riesgo” (OMS 2002). En la actualidad, existen pruebas concluyentes de contaminación intrínseca en la fórmula infantil en polvo: es el proceso de fabricación el que puede ocasionar la presencia de patógenos en la lata o el envase. Para contrarrestar esta creciente evidencia, los fabricantes utilizan el viejo argumento de contaminación extrínseca: manos sucias o prácticas antihigiénicas llevan a la contaminación de fuentes externas. Así como en años anteriores se culpaba a las madres por utilizar agua insegura o por no higienizar correctamente los biberones, hoy la responsabilidad de la morbi-mortalidad infantil es transferida de los fabricantes a los profesionales de la salud, los consumidores y los cuidadores, en su mayoría mujeres.

A pesar de estos hallazgos, la fórmula infantil ha sido descripta, y continúa siéndolo, como ultra-moderna y de alta tecnología; incluso el nombre es sinónimo de ciencia moderna. Por otra parte, años de promoción de las leches infantiles artificiales, en especial en países de África y la India, han dado la impresión de que la lactancia materna es antigua y hasta primitiva. La lactancia materna es para las mujeres pobres de zonas rurales que no tienen otra opción; de allí a culparlas de una práctica inadecuada y antihigiénica existe un pequeño paso. Como hemos visto, esto se suma a los siglos en que las mujeres han sido consideradas impuras o manchadas.

Por lo tanto, la decisión de amamantar o no en un mundo contaminado no es la cuestión, como lo señaló OMS: "una decisión informada se basa en evaluar riesgos conocidos y desconocidos de la alimentación con fórmula frente a los posibles riesgos desconocidos de la contaminación química en la leche materna" (OMS 2002). Muchos otros factores sociales y culturales influyen en esta decisión, y lo que debería ser una decisión informada está sujeta a fuertes presiones que emanan de temores irracionales ocultos en la psiquis humana.

A pesar de este difícil problema, es sumamente importante evaluar la leche materna, porque el poderoso símbolo de la "leche contaminada" puede llevar a las autoridades a tomar medidas para detener los contaminantes en su origen. Los menores niveles de residuos de dioxinas, PCB y pesticidas organoclorados en Escandinavia y Europa indican que este tipo de campaña puede funcionar. Además, es vital que las mujeres sepan qué químicos llegan a su organismo; debemos saber qué metemos o colocamos sobre nuestro cuerpo de modo tal que podamos evitar el uso de ciertos productos cosméticos, evitar las capas de paquetes tratados químicamente o no escoger ciertos alimentos como el pescado o la carne ricos en grasa.

No obstante, en vista de las sensibilidad que reviste focalizarse en la leche materna, debemos ser cautos al momento de comunicar estos riesgos. Debemos escoger el lenguaje que utilizaremos y seleccionar cada palabra cuidadosamente. Demos señalar además que la ventana más crítica de exposición ocurre cuando el bebé se encuentra en el útero y no a través de la lactancia. Es preciso tener en cuenta que los grupos de presión europeos utilizan la sangre como indicador en lugar de la leche materna, ya que nuestros mejores esfuerzos pueden ocasionar que las mujeres reduzcan el período de amamantamiento o lo eviten. Como se señala en el Documento de Posición del ILCA: “Lamentablemente, es posible que las preocupaciones manifestadas por los grupos ambientalistas sean sensacionalizadas o mal interpretadas por los medios y causen una preocupación injusta entre las madres lactantes. Los profesionales en lactancia deben estar preparados para responder las preguntas sobre el tema”.

 

  • Lectura Adicional

El documento de Posición de ILCA: Declaración de la Asociación Internacional de Asesores en Lactancia Materna (ILCA) sobre Lactancia Materna, Leche Materna y Contaminantes Ambientales, octubre del 2001, contiene la lista completa de referencias, al igual que la hoja de Preguntas Frecuentes:

  • Hacia un Ambiente Saludable para los Niños y las Niñas: Preguntas Frecuentes sobre lactancia materna en un entorno contaminado. Trabajo conjuntamente realizado con la autora, la Dra. P. van Esterik, y los grupos IBFAN, LLLI y WABA con grupos ambientales de los EUA y Europa. Traducido al Francés y al Árabe por los grupos IBFAN y disponible en el sitio web de IBFAN: www.ibfan.org
  • OMS 2002, en la breve monografía sobre Contaminantes Químicos en la Leche Materna, ed. PJ Landrigan. Environmental Health Perspectives, 2002; Vol. 110, Número 6
  • Feeley M and Brouwer A. Health risks to infants from exposure to PCBs, PCDDs and PCDFs. Food Additives and Contaminants, 2000; 17(4): 325-333. Revisión de todos los estudios, tanto prenatales como postnatal.
  • Ribas-Fito N, Cardo E, Sala M et al. Breastfeeding, Exposure to Organochlorine Compounds, and Neurodevelopment in Infants. Pediatrics 5 May 2003; 111: 580-585
  • Schecter A et al. Polybrominated diphenyl ethers in U.S. mothers’ milk. Environmental Health Perspectives 2003, disponible en http://doi.org/
  • OMS/IPCS Ginebra. GEMS/Encuesta Internacional sobre Alimentos en la Dieta: Exposición Infantil a Ciertos Contaminantes Organoclorados en la Leche Materna – Evaluación del Riesgo. Unidad de OMS sobre Seguridad Alimentaria, 1998.4.
  • OMS/IPCS Ginebra. Resúmen Ejecutivo: Consulta sobre la evaluación del riesgo para la salud producido por las dioxinas: re-evaluación de la Ingesta Diaria Tolerada (IDR). Aditivos y Contaminantes en los Alimentos, 2000; 17(4): 223-240.

No dude en consultarnos si desea más referencias, la lista de sitios web, las referencias o más información sobre toxicidad en el desarrollo mediada por el hombre.

 


Inicio