RED MUNDIAL DE GRUPOS PRO ALIMENTACION INFANTIL


AÑO 1 NUMERO 2
NOVIEMBRE DE 1998

Editorial

Dra. RUTH E. GIRON DE ARANGO
Coordinadora de IBFAN para América Latina y el Caribe

Estamos llegando a Uds. con el ejemplar No. 2 de nuestro Boletín IBFAN-ALC, con un sentimiento muy especial, el saber que nuestro trabajo y nuestro esfuerzo es conocido y reconocido por muchos. Recientemente ha circulado la noticia que el “RIGHT LIVELIHOOD AWARD” 1998 ha sido concedido a nuestra RED IBFAN.
Este premio es normalmente conocido como el “Premio Nobel Alternativo”. El jurado del RLA escogió a IBFAN entre más de 100 candidatos “por su compromiso y campaña eficaz durante casi 20 años a favor de los derechos de las madres a escoger la alimentación de sus bebés, con el conocimiento pleno de los beneficios de la lactancia materna; libre de las presiones comerciales y la desinformación con las que las compañías promueven los sucedáneos de la leche materna (fórmulas y alimentos infantiles)”.
El RLA hace un llamado a los Gobiernos a legislar y/o vigilar lo ya legislado, según el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS) y desafía a las compañías que continúan violando el Código y legislaciones nacionales, a colocar la salud y las vidas de los bebés antes que sus ganancias.
Este reconocimiento por lo tanto, esta dado al trabajo que cada una de las personas y los grupos que integran nuestra Red han venido realizando en la implementación, monitoreo y vigilancia del Código, así como el de los que han logrado la emisión de Legislaciones Nacionales y están trabajando en su aplicación y vigilancia de cumplimiento. También es un reconocimiento a todas las personas que han estado involucradas en los monitoreos internacionales del cumplimiento del Código, y que han servido de indicador a la OMS y a la UNICEF sobre el grado de avance de la aplicación de la norma.
Queremos por este medio reconocer el esfuerzo de nuestros grupos de la Región de América Latina y
el Caribe, quienes hemos venido realizando acciones integrales que incluyen además de la protección, la promoción, fomento y apoyo a la Lactancia Materna, y que ha sido fuente de valiosa información para la elaboración de materiales educativos y de capacitación utilizados en el ámbito internacional.
En nombre de nuestra Región, el reconocimiento a los fundadores y fundadoras de la Red, quienes con su mente visionaria la crearon en 1.979. Hoy IBFAN se encuentra presente en 80 países, tanto en desarrollo como industrializados y está formada por más de 150 organizaciones.
El último monitoreo internacional de IBFAN demuestra que en casi la totalidad de los 31 países participantes los principales productores de fórmulas infantiles, alimentos complementarios, biberones y tetinas no cumplen con los lineamientos definidos por la Organización Mundial de la Salud, que fueran respaldados por la Asociación Internacional de Productores (IFM). Uno de los hechos más relevantes es que la industria continúa centrando su atención en los sistemas de salud utilizándolos como canales para la promoción de sus productos. Las evidencias demuestran que las compañías siguen desestimulando la lactancia materna y perjudicando la salud infantil.
Queda demostrado que el poder de las redes es efectivo. Aprovechamos esta oportunidad para hacer una invitación a otras personas e instituciones a sumarse a nuestra red. Para ello sírvanse contactar a los coordinadores nacionales de su país. Ahora nuestro compromiso y nuestro trabajo serán aún mayores, especialmente ante un mundo globalizado en donde los intereses comerciales se ven aumentados y protegidos con el libre comercio. Continuaremos exigiendo que las compañías asuman sus responsabilidades, rindan cuentas sobre sus acciones, valoren la vida y el derecho humano de las mujeres a amamantar y de la niñez a ser amamantada y cumplan con su obligación de respetar el Código Internacional y las Legislaciones Nacionales.

EN ESTE NUMERO

EDITORIAL INVESTIGACION EN ACCION
UNICEF PAPER OF THE MONTH HUMOR


BOLETIN IBFAN ALC NOVIEMBRE DE 1998


Técnicas de alimentación de los lactanctes:
Las ventajas de la alimentación con taza

Preparado por Helen C. Armstrong, Sección de Nutrición, UNICEF Nueva York
Fuente:
INVESTIGACIÓN EN ACCIÓN, Número 8, junio de 1998

Durante muchos años se creyó que cuando no era posible amamantar a los lactantes, la única opción era alimentarlos con biberón. "Pecho o biberón", dice una expresión usada frecuentemente. Sin embargo, gracias a la investigación y la experiencia clínica, hoy sabemos que el biberón no es ni el único ni el mejor método de suministrar líquidos a los lactantes. La OMS y el UNICEF no recomiendan el uso del biberón en ningún caso, ni siquiera cuando es imprescindible suministrar a los lactantes un alimento que reemplace a la leche materna, como, por ejemplo, cuando una madre infectada con el VIH decide no amamantar a su hijo por temor al contagio.

Cada vez que se suministran sucedáneos de la leche materna existe el peligro de mezclarlos en proporciones equivocadas, o diluirlos en agua contaminada, aumentando así los peligros que de por sí representa privar a los lactantes y niños de corta edad de los muchos componentes protectores que contiene la lecha materna. Desde 1980, cuando Surjono et al. afirmaron que "en las sociedades pobres, el culpable principal no es la leche per se sino el proceso de alimentación con biberón", esa aseveración ha sido confirmada por un gran número de pruebas. El empleo del biberón puede tener consecuencias adversas para la salud y el desarrollo de los lactantes aún cuando el acceso al agua pura, a los servicios de salud, y las buenas condiciones sanitarias en el ámbito doméstico deberían conferir un cierto grado de seguridad al uso de los sucedáneos de la leche materna.

Los costos del empleo del biberón
La contaminación bacteriana. Los altos niveles de contaminación bacteriana que tienen los biberones se deben a su complicado diseño. Los biberones tienen superficies difíciles de limpiar o que requieren el uso de cepillos especiales de los que rara vez se dispone, y los residuos de la leche se acumulan en las piezas de goma deteriorada o de material plástico rugoso. Por eso son los recipientes
de alimentos más peligrosos en el hogar, a menos que se pongan siempre a hervir antes de usarlos. Es poco probable que las familias pobres con acceso limitado al combustible puedan hervir el biberón diez minutos seis veces por día, como se aconseja en las latas de los sucedáneos de la leche materna que se expenden en los países en desarrollo.

La percepción de los padres de que el biberón es seguro. La tetina y la tapa del biberón parecen proteger la leche en el interior, dando la ilusión de seguridad. El uso de marcas que contienen palabras como salud y seguridad, el empleo de colores pastel y de caricaturas, además del carácter festivo de la publicidad en aquellos sitios en que no rigen Códigos de Comercialización, acentúan la impresión de que el propósito del biberón es beneficiar al bebé. La ilusión de que la leche del biberón es segura alienta a quienes cuidan a los lactantes a alimentarlos por períodos prolongados, creando así condiciones en las que pueden proliferar las bacterias (Surjono, Cherian).

Los costos en materia de recursos y las consecuencias para el medio ambiente. La esterilización del biberón requiere por lo menos que se usen diariamente dos litros de agua para hervir el recipiente, además de otro litro para lavarlo, lo que equivale a más de una tonelada de agua por año. El combustible necesario para hervir el agua y el biberón cinco veces por día durante el primer año, como se recomienda, equivale a 730 kg de leña. El Ministerio de Salud de Mozambique calculó que, debido a los costos del combustible, un aumento del 20% en el uso de biberones daría por tierra con todos los avances logrados por un importante proyecto forestal (Radford). Asimismo, los biberones y tetinas desechados aumentan el volumen de desperdicios sólidos generado por la alimentación con productos artificiales. En el Pakistán, por ejemplo, se usan unos 4,5 millones de biberones por año.

El costo en tiempo. Por lo general, se subestima

14


BOLETIN IBFAN ALC NOVIEMBRE DE 1998

el costo en tiempo del uso del biberón, lo que da lugar al prejuicio generalizado de que el amamantamiento demanda mucho tiempo. Sin embargo, cuando se alimenta a un lactante con biberón, alguien por lo general la madre debe obtener la tonelada de agua y el combustible necesarios, encender el fuego, vigilar el hervor durante 10 minutos, enfriar el biberón, mezclar el alimento y lavar el biberón cinco veces por día por lo menos para que el lactante crezca de manera adecuada durante su primer año de vida. Durante gran parte del tiempo que se emplea en amamantar, en cambio, es posible realizar otras actividades productivas y durante la mitad del tiempo en que las madres amamantan a sus hijos, las mujeres pueden hacerlo mientras duermen (van Steenbergen).

Los peligros sobre la lactancia materna
Lactancias más breves. Numerosos estudios, de los cuales el más reciente es el de Victora en el Brasil (Victora, Newman, Woolridge), indican que cuanto antes se comienza a alimentar a los lactantes con biberón y a calmarlos con chupetes, menos dura la lactancia materna. Aunque algunos lactantes pueden ser a la vez amamantados y alimentados con biberón hasta por dos años, en la mayoría de los casos eso no es posible. Esto se debe, probablemente, a dos razones: a los cambios en la respuesta del lactante al pecho materno y a la disminución de la confianza de la madre en ella misma.

Lactación menos eficaz. Los conocimientos que poseemos hoy en día acerca del mecanismo de la lactación y la forma en que el bebé succiona el pecho sirven para explicar por qué muchos lactantes alimentados con biberón parecen rechazar el pecho o lactar con menos eficacia cuando han recibido alimentación con productos artificiales; una afección a la que a veces se denomina "confusión del pezón". Si la alimentación con biberón no ha sido muy prolongada, mediante su interrupción y con la ayuda de asesores capacitados se puede restablecer el amamantamiento, según lo demostró Haider en Bangladesh.

Pérdida de confianza por parte de los padres. Las familias y las madres también sufren consecuencias adversas cuando acuden al biberón para complementar la alimentación de los lactantes, ya que padecen ansiedad sobre la cantidad y calidad de la leche materna y demuestran menos confianza en ellas mismas (Royal College of Midwives). Los progenitores adquieren una creciente relación de dependencia del biberón, y pueden sentir mucho temor a dejar de usarlo (Armstrong).
Los peligros de la técnica del biberón para todos los lactantes
Infecciones de las vías respiratorias. Estudios llevados a cabo en los Estados Unidos y el Canadá, han demostrado que el uso del biberón se relaciona categóricamente con la otitis media (infección del oído medio), que si no es tratada adecuadamente puede ser causa de sordera. Los 30 millones de consultas médicas que se producen anualmente en los Estados Unidos debido a esta afección cuestan unos 1.000 millones de dólares (Walker). En un 75% de los casos, estas infecciones pueden ser consecuencia de alimentar a los lactantes en posición supina, lo que puede posibilitar que la leche penetre en las trompas de Eustaquio, especialmente cuando se deja que los niños tomen el biberón por sí mismos (Beauregard).

El sostenimiento del biberón y la reducción de la atención. El sostenimiento del biberón (como se llama en algunos casos a la acción de dejar el biberón sobre o junto a los lactantes para que éstos se alimenten por sí mismos) continúa siendo una práctica bastante común a pesar de las recomendaciones en su contra por parte de los expertos sanitarios. En México, una cuarta parte de los lactantes comienza a recibir ese tipo de alimentación al cumplir una semana de vida, y dos tercios de los lactantes al llegar a los cuatro meses de edad. De las madres que dejan de amamantar a sus hijos, el 77% dejan a sus hijos solos con el biberón a partir de los cuatro meses, un factor que reduce aún más el contacto físico y el estímulo psicosocial (Pérez Escamilla).

Las caries causada por el biberón. Las caries dentales son mucho más frecuentes entre los lactantes alimentados con biberón que entre los amamantados. Dondequiera que se realizaron investigaciones sobre este tipo de caries se descubrió alguna incidencia del mal en los dientes incisivos (de índole grave en algunos casos) independientemente del contenido del biberón. Entre los niños cherokees y navajos de edad preescolar en los Estados Unidos se registró una tasa de un 70% de caries de este tipo. En el 61% de esos casos, los niños afectados sufrían erosión completa de los incisivos. En otros sitios se registran tasas muy diversas, como 14% en el Japón, 15% en Croacia, 19% en Kuwait, 54% en Malasia y 72% en la población inuit del Canadá. El costo del tratamiento de esta afección es elevado, y la mayoría de los niños del mundo no disponen de atención odontológica.

La erosión de los dientes provoca dolor y dificulta la alimentación. En Turquía, las tasas de caries causadas por el biberón guardan estrecha relación

15


BOLETIN IBFAN ALC NOVIEMBRE DE 1998

con el peso y la estatura inferior a lo normal en los niños de 3 a 5 años (Ayhan). En los Estados Unidos, un vasto y costoso programa de lucha contra las caries causadas por el biberón, que ha tenido una duración de ocho años y se ha llevado a cabo en cinco comunidades indígenas, sólo logró una reducción del 38% de los casos (Bruerd), mientras que un programa de educación intensiva no logró reducir el aumento de las caries en la gran mayoría de los niños que participaron en el mismo (Benítez). El conocimiento por parte de los padres de los perjuicios que causa esta práctica, no parece conllevar un rápido cambio de costumbre.

Estrés. Paula Meier y otros han establecido que la alimentación con biberón somete a esfuerzo excesivo al corazón y dificulta la respiración de los recién nacidos, que reciben menos oxígeno y tienen temperaturas más bajas que los lactantes amamantados. La experiencia clínica ha demostrado que los bebés que tienen bajo peso al nacer carecen de la capacidad de mamar y tragar en forma coordinada que se requiere para alimentarse con biberón, aunque no para recibir alimentos con gotero, jeringa o taza.

Debido a los riesgos de enfermedad que trae aparejados, la alimentación con biberón es una práctica poco recomendable. El biberón se emplea con demasiada frecuencia de manera innecesaria. Se suele afirmar que las mujeres que trabajan dependen del biberón, pero un estudio sobre el uso del mismo en 15 países demostró que en 14 de ellos la condición laboral de la madre no se reflejaba en los niveles de uso del biberón (Hight-Laukaran).

Otras técnicas de alimentación
Las estadísticas de Encuestas Demográficas y de Salud indican que en muchos países se suministra a los lactantes suplementos líquidos sin que ello implique el uso del biberón. Los más de 13.000 hospitales amigos de los niños que funcionan en todo el mundo demuestran la posibilidad de brindar servicios modernos de atención de la salud haciendo muy poco uso del biberón, y en algunos de esos establecimientos sanitarios se ha eliminado completamente el empleo del mismo, aún en el caso de los lactantes a los que no pueden ser amamantados.

Otros recipientes tradicionales. En Europa, Asia y África se emplean recipientes especiales para alimentar a los lactantes. Los más recomendables son los que no tienen picos ni tapas, ya que permiten limpiarlos sin dificultad. Un ejemplo admirable
de recipiente de esa índole es la paladai o bondla, un receptáculo acanalado que se usa hace tiempo en la India y cuyo empleo recomienda el manual de atención infantil publicado más recientemente en ese país (Anand). Narayanan y sus colegas de Nueva Delhi llevaron a cabo un estudio controlado sobre el empleo de este método tradicional de alimentación en los hospitales, que demostró un alto grado de eficiencia (en prensa, 1998).

Alimentación con cuchara. La alimentación con taza y cuchara, que los agentes sanitarios recomiendan desde hace tiempo, puede resultar útil como práctica transitoria para que los padres aprendan a dar leche a sus hijos en cantidades pequeñas. Sin embargo, la alimentación con cuchara es un proceso lento, y existe el peligro de que las personas a cargo de la alimentación de los niños se impacienten si tienen que suministrar 750 ml de leche por día en cucharadas de 5 ml. Una alianza de defensoras de la lactancia materna mantuvo hasta 1986 la posición de que el suministro de alimentos líquidos con cuchara era un método "muy aburrido como para practicarlo de manera cotidiana" (IBFAN).

Alimentación con taza. La alimentación con tazas ordinarias sin tapas y sin el empleo de cucharas ha resultado conveniente tanto para los lactantes prematuros como para los nacidos a término. En muchos casos, los bebés pueden ser alimentados directamente con taza cuando llegan a la edad de 30 semanas de gestación. Todos los lactantes nacidos a término pueden ser alimentados con taza y la experiencia demuestra que ese procedimiento es tan rápido como la alimentación con biberón (Fredeen, Lang). Aunque las tazas de menor diámetro pueden reducir el peligro de derrames, en muchos sitios se utilizan las tazas de té ordinarias. Se trata de utensilios que se consiguen fácilmente y a bajo costo, y además en prácticamente todos los hogares hay alguna taza o copa, o un cuenco de superficie lisa, que puede utilizarse para alimentar a los lactantes.

La limpieza de las tazas. La experiencia en muchos países ha demostrado que las tazas sin tapas que se empleen para alimentar a los lactantes pueden lavarse adecuadamente con agua y jabón. Para limpiarlas no es necesario contar con cepillos especiales, ni hervirlas, ni recibir capacitación técnica. En los hospitales se puede prevenir el contagio indirecto de infecciones sumergiendo las tazas en una solución de hipoclorito o un compuesto similar, aunque en los países industrializados se suelen usar tazas medicinales plásticas desechables.

(Continúa en la página 19)

16


BOLETIN IBFAN ALC NOVIEMBRE DE 1998

BREASTFEEDING PAPER OF THE MONTH

A continuación se resumen los últimos trabajos que investigan la relación existente entre amamantamiento e inteligencia infantil. No repetiremos aquí un trabajo publicado en el número anterior de IBFAN-ALC (Breastfeeding and later cognitive development and academic outcomes).

Inteligencia y Lactancia Materna

Influence of breastfeeding on the infant´s intellectual development.
Temboury, M.C. et al. J. Pediatr Gastroentr Nutr 18:32-36, 1994

A fin de determinar los efectos de la lactancia materna sobre el desarrollo intelectual de niños, este estudio prospectivo español estudió 229 niños desde el nacimiento hasta los 2 años, los que fueron testeados utilizando la Escala de Baley. Luego de los controles para factores confusionales, el grupo de niños alimentados con biberón (n=99) tuvo menores resultados en las pruebas tanto para desarrollo mental así como motor. Este último estuvo sólo asociado con clase social baja y media-baja. El estudio concluyó que la lactancia materna actúa como un “mecanismo protector de la madre y el niño en un ambiente adverso” y que la lactancia materna por sí misma “mejora la relación madre-hijo así como la estimulación infantil”.

--------------------------------

Neurogical differences between 9 year-old children fed breast-milk or formula as babies.
Lanting, C.I. et al. Lancet. 344:1319-1322, 1994

Los efectos de la lactancia materna sobre el desarrollo neurológico de niños a la edad de 9 años es el foco del presente estudio realizado en Holanda. Se realizó la evaluación neurológica a la edad de 9 años de 135 niños amamantados y 391 alimentados con fórmula, luego de efectuados los ajustes para diferencias obstétricas, perinatales, neonatales, neurológicas y sociales. Los niños que habían sido alimentados exclusivamente con fórmula o que habían recibido suplementación con una leche artificial dentro de las primeras tres semanas de vida poseían el doble de riesgo de disfunción neurológica menor en relación a aquéllos que habían sido amamantados en forma exclusiva por lo menos hasta los 21 días de vida. Los autores sugieren que la presencia y severidad de un trastorno neurológico menor tienen impacto en el desarrollo de la conducta y de los conocimientos en la edad escolar. Se sugieren tres posibles mecanismos. Primero, el rasgo distintivo psicosocial de la lactancia materna. Segundo, algunas hormonas maternas tales como la hormona estimulante de la tiroides, secretadas a través de la leche materna podrían tener un impacto. Tercero, el efecto beneficioso de los ácidos grasos de cadena larga (araquidónico, decosahexanoico) que se hallan presentes en la leche materna y faltan en la mayoría de las fórmulas.

--------------------------------

Breast milk and subsequent intelligence quotient in children born premature.
Lucas, A. Et al. Lancet 339:261-264, 1992

Este interesante estudio de seguimiento de niños prematuros realizado en Inglaterra reporta su cociente intelectual (CI) a los 8 años de edad, relacionando aquellos quienes habían recibido leche de sus madres después del nacimiento, con quienes habían sido alimentados con fórmulas. Los niños alimentados con leche materna poseían un CI significativamente mayor a los 7,5 - 8 años que quienes no la habían recibido. Después de realizar los ajustes para las diferencias entre ambos grupos, los niños amamantados poseían 8,3 puntos de ventaja sobre el grupo control. Esta diferencia no fue atribuida a la interacción entre la madre y el bebé, ya que todos los niños habían sido alimentados por sonda nasogástrica. Los investigadores estaban también dispuestos a demostrar la relación entre la cantidad de leche recibida y el subsecuente CI. Concluyeron que la leche materna posee varios factores que confieren sustanciales ventajas para el desarrollo cognitivo, entre ellos los ácidos grasos de cadena larga, que están ausentes en las leches de fórmula (DHA está particularmente elevado en la leche de madres de niños prematuros).

17


BOLETIN IBFAN ALC NOVIEMBRE DE 1998

OPTIMIZANDO LAS GRASAS BENÉFICAS EN LECHE MATERNA
por Elisabeth Sterken, INFACT Canadá

El tipo de grasas consumidas por la mujer embarazada y en período de lactancia pueden tener un impacto sobre la calidad y disponibilidad de ácidos grasos omega para el niño en crecimiento.
Muchas de las grasas presentes en nuestros sistemas de alimentos son hidrogenadas; proceso durante el cual las moléculas son cambiadas a ácidos grasos “trans”. Esto les permite mayor duración y menor riesgo de alteración, de allí que su consumo es mayor en los países industrializados. En USA y Gran Bretaña supera el 6% del total de grasas consumidas. Hasta hace un tiempo se pensaba que las grasas “trans” no traspasaban la placenta; sin embargo se han hallado similares niveles de ácidos grasos trans en cordón y plasma materno. Y también se los halló en leche materna.

Cuál es el efecto colateral potencial de los ácidos grasos trans sobre el crecimiento del bebé antes y después del nacimiento?

Cuál es el efecto de reducir los ácidos grasos de cadena larga?

Qué se puede hacer para reducir el efecto de éstas grasas en los alimentos?

La suplementación temprana afecta la duración de la lactancia materna?
Aún cuando OMS y UNICEF vienen luchando desde hace muchos años por lactancia materna exclusiva, persisten todavía hábitos de lactancia mixta en muchos lugares. Se demuestra con este estudio una vez más que la suplementación con leches artificiales interfiere con la lactancia materna y acorta su duración. Debemos distinguir entre lactancia materna exclusiva y el empleo de agua u otros alimentos, tal como lo señalan los indicadores internacionales. La simplicidad de la metodología expuesta puede alentar a los profesionales de la salud, en aquellos países donde el empleo de suplementos es una costumbre extendida, a realizar estudios similares, idealmente observando el momento en que se inicia la suplementación y realizando el seguimiento hasta después del año de vida.

--------------------------------

Does early supplementation affect long-term breastfeeding?
Hill,P.D., Humenick, S.S., Brennan, M.L., Woolley, D. Clinical Pediatrics, 1997; 36(6): 345-50

Resumen: El propósito de este segundo análisis de los datos de dos muestras diferentes fue examinar el efecto de la suplementación temprana con leches manufacturadas sobre la situación de lactancia materna a las 20 semanas post parto en madres de niños nacidos a término y sanos. Las madres fueron seguidas en dos grupos (n=120 y 223 respectivamente) hasta la semana 20 post parto ó hasta que hubieran destetado. El porcentaje de lactancia materna en la semana 20 fue significativamente mayor para aquellas madres que informaron estar dando leche materna en forma exclusiva en la segunda semana luego del alta de la maternidad comparadas con quienes manifestaron que simultáneamente estaban dando una leche artificial en ese mismo momento,

18


BOLETIN IBFAN ALC NOVIEMBRE DE 1998

además del pecho. De las madres de los grupos uno y dos que habían dado exclusivamente leche materna hasta la semana dos luego del alta, el 63,0% y 59,7%, respectivamente, estaban aún amamantando en la semana 20, comparadas con 28,1% y 24,2%, respectivamente, de quienes estaban suplementando con biberón en la 2ª semana. No hubo diferencia significativa entre ambos grupos en cuanto a la intención manifiesta sobre duración de la lactancia. La introducción temprana de biberones suplementarios de leches artificiales se puede asociar con una disminución de la leche de madre que el niño recibe así como con un destete temprano.

--------------------------------

VÍNCULO: OBSERVACIONES RECIENTES

El vínculo inmediato entre madre e hijo después del nacimiento afecta la duración de la lactancia y tiene otros efectos a largo plazo. Diversos estudios del comportamiento y psicológicos han considerado el apoyo durante el trabajo de parto, el contacto temprano piel a piel, la lactancia temprana, la internación conjunta y el amamantamiento a demanda. Este modelo de cuidados “Amigo de los Niños” incrementa la duración de la lactancia materna, estimula la producción de hormonas clave, y mejora la relación padres-hijo. Los autores resumen los principios de apego mientras sugieren que el abandono, negligencia y abuso infantil podrían disminuir si los cuidados que brindan las maternidades tuvieran en cuenta los sentimientos de los padres. Entendiendo la “Iniciativa Hospital Amigo de los Niños”, particularmente los pasos 4, 7 y 8, se podrá fortalecer esos sentimientos.

Bonding: Recent observations that alter perinatal care.
Kennell, J.H., Klaus, M.H. Pediatrics in Review, 1998; 19: 04-12

Puntos importantes:

  1. El apoyo permanente de una mujer experimentada durante el trabajo de parto resulta en una reducción del tiempo de éste, así como hasta un 50% menor necesidad de intervención obstétrica, la que a su vez interferiría en un contacto e interacción tempranos madre-hijo.
  2. El apoyo permanente de la madre en el trabajo de parto implica un incremento en la incidencia y duración de la lactancia materna, un contacto madre-hijo más cariñoso, así como beneficios psicológicos.
  3. La capacidad de reptación de un recién nacido, la sensibilidad del pezón de la madre, la marcada disminución del llanto cuando el bebé está piel a piel con su madre, y la capacidad de abrigo del pecho de la madre son adaptativas.
  4. Cuando el bebé succiona del pecho, existe una producción de 19 diferentes hormonas gastrointestinales en la madre y el niño, que incluyen colecistoquinina y gastrina, las cuales estimulan el crecimiento de las vellosidades intestinales tanto en el bebé como en su madre, incrementando así la superficie de absorción y la propia absorción de calorías con cada alimentación.
  5. Alentando el contacto madre-hijo desde el nacimiento así como el alojamiento conjunto se podría incrementar significativamente la lactancia materna y disminuir la incidencia de abuso, negligencia, y abandono infantil.
 

(Viene de la página 16)

Prevención de las enfermedades y del sostenimiento del biberón. No existe ninguna prueba de que la alimentación con taza cause infecciones del oído medio o caries. La posición más erguida del lactante que se alimenta con taza, y el hecho de que los lactantes no se pueden alimentar por sí mismos con tazas, puede ayudar a prevenir esos problemas. Los trabajadores de la salud han manifestado su preocupación por la posibilidad de que los lactantes se atraganten al ser alimentados con taza, lo que puede ocurrir si se emplea la técnica incorrecta de verter la leche en la boca del niño en vez de dejar que éste la sorba o la beba a lengüetadas. Sin embargo, en los hospitales amigos de los niños se ha descubierto que no existen graves peligros de atragantamiento. Y debido a que no es posible que los niños se alimenten con taza sin ayuda, se garantiza que el lactante tendrá contacto social al ser alimentado y que recibirá atención si se suscitara algún problema.
Compatibilidad con el amamantamiento. En Filipinas, Kenia, el Reino Unido, y otros sitios, ha quedado demostrado que el alimento con taza de los lactantes bajo atención especial, y especialmente si se les suministra leche extraída de la madre, sirve para sentar las bases del amamantamiento. El fruncimiento de los labios característico de los lactantes alimentados con biberón puede impedir que succionen adecuadamente el pecho materno. Aunque la alimentación con taza puede prevenir ese problema, no debería ser empleada más de lo estrictamente necesario. Al cumplirse 34 semanas de edad de gestación, o cuando la criatura llega a los 1.700 g de peso y a menudo aún antes la mayoría de los niños con bajo peso al nacer puede comenzar a lactar por períodos breves y a recibir suplementos de leche materna en taza hasta que adquieren suficiente energía como para amamantarse durante lapsos más largos.

En la Sesión 26 (ilustración 37 y texto en recuadro) de

19


BOLETIN IBFAN ALC NOVIEMBRE DE 1998


Breastfeeding Counselling: a training course,
OMS/UNICEF, Ginebra, 1993; en Participants' Manual, OMS/CDR 93.3; UNICEF/NUT/93.4, y en Trainer's Guide OMS/CDR/93.4; UNICEF/NUT/93.2., aparecen instrucciones ilustradas sobre la alimentación con taza. Estas publicaciones se editan en inglés, francés, chino, ruso, portugués y diversos idiomas nacionales, y en el futuro se publicarán en español y árabe. Las instrucciones aparecerán también en las directrices de ONUSIDA/OMS/UNICEF sobre el VIH y la alimentación de los lactantes.

Las comunicaciones oficiosas del personal del UNICEF en el terreno indican que la alimentación con taza es una práctica ampliamente difundida en varios países del mundo y cada vez más frecuente en los ámbitos comunitarios y clínicos. La Sección de Nutrición del UNICEF invita a todos los lectores a que nos hagan llegar descripciones de experiencias en materia de alimentación con taza.


UNICEF
Home Page: http://www.unicef.org/spanish/

OPS Home Page: http://www.paho.org/

OMS Home Page: http://www.who.org/

Amamantando con Humor...


El Boletín IBFAN-ALC es una publicación del
Centro de Recursos de IBFAN
América Latina y el Caribe:

Av. Callao 157  8vo C
(CPA C1022AAB) Capital Federal - Argentina
Tel/Fax 00 54 11 4371 2097
email:
fundalac@intramed.net.ar

Boletín IBFAN ALC Homepage:
http://www.fmed.uba.ar/mspba/doculac/alc_bol.htm

La Coordinación de IBFAN América Latina y el Caribe agradece el apoyo financiero brindado para la publicación de este boletín a la oficina de UNICEF NEW YORK.

20


Volver a la Página Principal del Boletín IBFAN-ALC